“Upgrading Europe”: la Unión Europea del siglo XXI

 “Upgrading Europe” es un proyecto ideado y dirigido por la Doctora Susana del Río Villar, que nació hace pocos meses, en 2012, con la mirada puesta en una Unión Europea cuyo principal reto para este siglo XXI es “dar visibilidad” a sus logros, a sus “historias de éxito”. Frente a la desconfianza, la pérdida del optimismo, que cada vez se aprecia en mayor medida entre los ciudadanos en su actitud ante el proyecto europeo, la UE necesita, según la Dra. del Río, “revalorizar” su imagen, mejorando la calidad democrática de su proceso político. Pero esta nueva política europea solo puede construirse para los ciudadanos y con los ciudadanos.

UPGRADINGeurope-633x318

“Es el momento” de poner en marcha una iniciativa de este tipo. Así lo expresaba en una reciente entrevista para el programa Europa 2012 de RTVE, la Dra. Susana del Río. “Upgrading Europe”, destacaba su autora, aspira a unir ámbitos de participación, buscar sinergias entre distintas esferas, dando valor a las ideas de todos: políticos, instituciones europeas, mundo académico, sociedad civil, ciudadanos, medios de comunicación… Justamente ahora. Cuando estamos inmersos en el Año Europeo de los Ciudadanos, centrado en la democracia participativa y los derechos asociados al estatus de la Ciudadanía de la Unión. Y precisamente, con las elecciones europeas de 2014 en el horizonte inmediato. Unos comicios en los que Europa se juega mucho en el terreno de la participación.

Todos los detalles de este proyecto, al que tendremos que prestar mucha atención de aquí a 2015, nos los desgranará en una entrevista, que publicaremos en breve, la Dra. Susana del Río, experta en participación ciudadana y comunicación europea. Será una magnífica ocasión para volver a charlar con una de las académicas más implicadas en el estudio del proceso participativo en la UE en unos momentos clave como los que vivimos, en los que la UE busca y precisa más que nunca de un proceso de apertura y legitimación democrática a través de la implicación de los ciudadanos en las políticas y los procesos de toma de decisiones.

Mientras tanto, aprovechamos para reeditar una de las mejores entrevistas de las que hemos podido disfrutar en este blog. Una amena charla en la que la Dra. del Río nos habló con optimismo y actitud constructiva sobre las posibilidades de promover una ciudadanía europea más activa en ámbitos que ya son fundamentales en la comunicación europea, como Internet, los Blogs y las Redes Sociales; a través de la educación, instrumento fundamental para transmitir y dar a conocer los valores y los “hitos” de la unidad europea; las posibilidades de la Iniciativa Ciudadana Europea como motor de participación; y, sobre, todo, como nos explicaba entonces nuestra protagonista, destacando las virtudes de esa Europa en “constante movimiento”, llena de un “dinamismo” del que se pretende que se contagien también los ciudadanos europeos, uno de los principales objetivos, por cierto, de iniciativas como “Upgrading Europe”.

Susana del Río: “Europa es un proyecto lleno de pasión”

ENTREVISTA 27.09.2010

La Unión Europea es un proyecto único, complejo y lleno de retos. Comunicar Europa, acercarla a los ciudadanos y conseguir una mayor participación de estos en todos sus ámbitos de actividad no podía ser una empresa menos difícil. ¿Es un problema de lejanía? ¿La información es demasiado compleja? ¿Demasiado escasa? ¿Es una cuestión de enfoque? Sobre todos estos temas hemos charlado precisamente con la Doctora Susana del Río, experta en participación ciudadana y comunicación europea, y una de las personas más activas en estos ámbitos dentro y fuera de nuestro país. Europeísta de vocación, ve el proyecto europeo como una “pasión”, admira su “ritmo” y su capacidad para estar en constante “movimiento”. Para Del Río, esa Europa en constante transformación está cada vez más cerca de los ciudadanos, “pero todavía no lo saben”. Por ello, es imprescindible una comunicación europea continua, información “útil y sencilla” sobre los temas que nos preocupan, y, lo más importante, en toda su dimensión, lo que la Dra. del Río llama comunicar en “versión europea”.

Ciudadanía activa y comunicación europea

P. Los ciudadanos europeos, en un gran porcentaje, siguen viendo la UE como algo lejano, su funcionamiento como algo complejo y su trabajo como algo que poco les afecta a sus vidas. ¿Cómo se invierte esta situación?

R. Pienso que para conseguir que los ciudadanos vean que Europa está en su día y que la Unión Europea ha pasado de estar en nuestra realidad a ser nuestra realidad es importante que reciban información útil y sencilla sobre temas que les preocupan. Una información práctica de Europa para que los ciudadanos conozcan la capacidad de Europa en su día a día, que la Unión Europea es útil y que “practican” Europa desde que se levantan hasta que se van a descansar.

P. ¿Cree que la falta de interés es ante todo falta de información? En ese caso, ¿quién tiene la culpa de esto, las instituciones europeas, los medios de comunicación, los ciudadanos…?

R. En mi opinión ya no es tanto un problema de cantidad de información europea, lo que sucede es que la información no llega en clave europea y los ciudadanos la continúan percibiendo como nacional. Quizás en vez de pensar en quién es el “culpable” habría que centrarse en los procesos. Por ejemplo, durante la campaña de comunicación emprendida por el Parlamento Europeo para las elecciones europeas 2009 los medios estuvieron muy activos dando información y muy presentes, lo que sucedió es que al llegar la noticia a cada país se producía una “nacionalización” de los ejes principales de la campaña. Está bien explicar cómo afecta una decisión europea en cada país, pero lo que no ayuda es ver un debate en el contexto de las elecciones europeas y que cueste encontrar esa dimensión europea. Durante algunos debates yo hice el ejercicio de recoger cuántas veces los políticos hablaban de Europa y de lo que su partido haría en relación a los temas presentes en la campaña. Incluso para mí que me dedico a temas europeos, era difícil “rescatar” de los debates palabras e ideas de amplitud y de visión europea.

SUSANA DEL RÍO: “El problema es que la información no llega en clave europea y los ciudadanos la continúan percibiendo como nacional”

Un elemento importante es que la información no puede ser “express”. Para que las personas puedan ver Europa “de calle” y “tocarla”, una Europa tangible, la información y la comunicación con los ciudadanos tiene que calar poco a poco, como la lluvia fina. Es clave la continuidad en la información.

P. La UE está apostando fuerte por incrementar su presencia en Internet: las páginas web de las instituciones, redes sociales, blogs.. pero, ¿qué ocurre con la ciudadanía europea que no está conectada?

R. Pues que no todo es conexión vía Internet. Los blogs, por ejemplo, están desarrollando un espacio diferente para difundir Europa y llegar a muchísimas personas. Sigo con atención bastantes blogs europeos desde hace tiempo e incluso escribo en alguno y veo que tienen una capacidad grande de llegar a muchas personas. Este blog es un buen blog. Lo que más me gusta es cómo cada autor transmite con su personalidad y no sólo en los posts que escribe sino en el nombre del blog, en la estética de su página de presentación, etc.

Pienso que las e-democracia, e-participación, e-comunicación sin duda son una revolución social y comunicativa, que lo “ciber” está bien y que es un recurso muy importante para que los ciudadanos se conecten a Europa. El mundo digital abre multitud de posibilidades y de fórmulas, es algo realmente impresionante, pero por encima estarán siempre la Democracia, la Participación y la Comunicación. Y quiero destacar una cosa: no me gusta el concepto de ciudadanía digital, las personas, los ciudadanos, la ciudadanía, pienso que no se ensamblan bien con digital. Con esto quiero decir que es importante no “perder el norte” y por supuesto aprovechar el gran caudal digital que es la Red, pero combinarlo con los canales tradicionales. Por ejemplo, es importante que las noticias sobre Europa aparezcan más en la prensa escrita en un lugar directamente identificable al abrir el periódico, que en la radio haya más espacios con noticias en “versión europea” y que la Unión Europea y sus instituciones se vean cada vez más en los telediarios, también considero clave la emisión del programa Europa 2010 de TVE en horarios de mayor audiencia. Lo visual es muy importante.

SUSANA DEL RÍO: “También hay que dar mucha atención a la educación, que nuestros hijos conozcan Europa y que son europeos. La educación europea tiene un valor integrador con mucho potencial”.

Cuando me preguntan qué pasa con la comunicación europea siempre destaco que seguramente lo más importante es el equilibrio, comunicar con equilibrio, en el contenido y en la forma. Los contenidos son esenciales, saber qué se quiere comunicar y a quiénes, pero también la forma: comunicación digital, comunicación en prensa, en televisión etc. Sin olvidar lo enriquecedor que es comunicar cara a cara. Cuando un ciudadano puede ver enfrente de él a un eurodiputado respondiéndole a una pregunta en un debate ve mucho más en sus ojos y en su expresión que en una pantalla.

Participación ciudadana tras el Tratado de Lisboa

P. Se afirma que el Tratado de Lisboa va a suponer un paso decisivo para construir la “Europa de los ciudadanos” ¿hasta qué punto cree usted que el nuevo Tratado colma todas las expectativas en lo que a participación ciudadana se refiere?

R. El Tratado de Lisboa recoge la esencia del Proyecto de Constitución europea y, por ello, está cerca de los ciudadanos y de los asuntos de actualidad. Por supuesto que habrá que avanzar más dentro de un tiempo pero hay algo muy democrático y profundamente ciudadano en el Tratado de Lisboa y es el aumento de poder del Parlamento Europeo. Si el PE tiene más poder también los ciudadanos.

P. Usted ha participado activamente en la configuración de la Iniciativa Ciudadana Europea ¿qué destacaría de la Iniciativa?

R. Hay que ser muy cuidadoso con la implementación de la Iniciativa, el equilibrio interinstitucional y la manera de presentarla. Ya que su nacimiento y desarrollo han sido ejemplares en muchos aspectos hay que conseguir ahora una gran coherencia en su implementación y puesta en marcha. Aquí también hay que transmitir muy bien qué es la Iniciativa y cuáles son sus estadios.

Cuando la Iniciativa Legislativa Ciudadana se incluyó en el párrafo 4º, artículo 47, del Proyecto de Constitución europea sin duda fue un logro, una conquista de las organizaciones de la sociedad civil junto con miembros de la Convención europea. Para mí, algo muy importante de la Iniciativa es la comunicación transversal entre organizaciones, eurodiputados, mundo académico desde el 2002. La movilización y el debate transnacional europeo.

P. Además de herramientas como la iniciativa popular, ¿qué otras oportunidades existen para participar? ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para ayudar a construir Europa?

R. Hay muchas oportunidades para participar y el ciudadano puede elegir si participar activamente en foros, debates etc. y además en las citas de las elecciones europeas o si va a participar con su voto pero no se va a “enganchar” a debatir sobre Europa.

SUSANA DEL RÍO: “Lo que está claro es que la comunicación responsable impulsa participación responsable y que la participación articula sociedad, creo que esto es algo que deberían tener muy presente los políticos”.

Para ayudar a construir Europa lo importante es que los ciudadanos estén estrechamente unidos a la Europa de la solidaridad porque la solidaridad es movilizadora y además de ser un concepto y una acción humanitaria tiene una capacidad multiplicadora de información destacable. Pienso que, aunque con mucho por trabajar cada día, este camino está muy bien andado por las ONG.

Todo es válido. Creo que lo importante es despertar en los ciudadanos la curiosidad por Europa y encender el “chip” europeo porque si lo conseguimos, los ciudadanos buscarán información en las web de las instituciones europeas, en los medios y en los blogs, y buscando información también se está participando.

Ciudadanía de la Unión Europea

P. En cuanto al conjunto de derechos que integran la Ciudadanía de la Unión ¿no es una decepción que ni en la Constitución Europea, ni después con Lisboa, se haya apostado por reformar un contenido que data del Tratado de Maastricht?

R. En mi opinión, la Ciudadanía europea está llena de contenido. Es un concepto amplio e integrador. Pienso que más que reformarlo lo que hay que hacer es explicarlo bien, que es un concepto con gran proyección y con unos derechos, que está vinculado a los valores de la Unión Europea, que su anclaje es sólido y que si alguien se lo salta la Unión Europea tomará voz común no permitiendo que no se respete. Aquí de nuevo resalto el poder catalizador de ciudadanía activa de la solidaridad.

La ciudadanía europea abarca la ciudadanía múltiple y las múltiples ciudadanías. Es única, y también numerosa, uno de sus pilares es la riqueza de la diversidad. La ciudadanía europea tiene círculos concéntricos que además están comunicados. El título de una ponencia que di este verano en El Escorial era: “Ciudadanía europea, ¿más lejos, más cerca?”, ¿sabe cómo comencé mi intervención?: “Ciudadanía europea, ¿más lejos, más cerca? Más cerca pero los ciudadanos todavía no lo saben”.

Futuros proyectos

P. Usted es una persona muy activa en el ámbito  de la participación ciudadana y la comunicación europea ¿en qué proyectos está trabajando ahora? ¿nos podría adelantar algo?

R. A mi me encanta lo que hago, Europa es mi trabajo y también mi vocación. La Unión Europea, y lo digo completamente convencida, es un proyecto lleno de pasión. Veo el proyecto europeo como un Proyecto, sí, un proyecto. Y así tiene que seguir siendo para renovarse, reiniciarse, actualizarse. Hay que hacer nueva política europea en el contexto de una gobernabilidad europea y global. He dicho en otras ocasiones que me gusta mucho de Europa su ritmo, siempre se está moviendo. Me encantan la política como doctrina y la gran política y la Unión Europea es un ejemplo de gran política. Europa se amplía, continúa integrando países y, al mismo tiempo profundiza en su proceso de integración. Ese movimiento me sorprende cada día.

SUSANA DEL RÍO: “Me gusta mucho de Europa su ritmo, siempre se está moviendo”

Sobre mis futuros proyectos le voy a hablar de dos: “Europa en Red”, con un espacio, Europa Mueve la Red, dedicado precisamente a la interactividad, al intercambio de ideas y de información, opiniones, donde los blogs van a tener un lugar bien estructurado. La web estará preparada en unas dos o tres semanas.

Y comienzo una nueva etapa profesional en un nuevo Instituto, el Instituto de Gobernanza Democrática (www.globernance.org, del que pronto será visible toda la información. Mi trabajo será la coordinación académica del programa para Europa del Instituto. Seguiré además con mi perfil de Investigadora. Ya tengo pensados los primeros debates, publicaciones en distintos idiomas, las vinculaciones con instituciones, personas y entidades con las que colaboro desde hace años y, como siempre, la unión de esferas, institucional, académica, de organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación etc. También tendréis vuestro lugar los blogs europeos. Estoy muy contenta con esta nueva etapa en mi trayectoria profesional. Además de los objetivos y ejes sobre los que comienza a andar el Instituto y las entidades, Universidades y Fundaciones vinculadas, sus dos impulsores, el Filósofo Daniel Innerarity y el Profesor Juan José Álvarez, son dos personas a las que conozco desde hace tiempo, con un gran valor tanto profesional como personal, es para mí un orgullo trabajar con ellos, aprenderé mucho, y además podré hacer mi aportación, muy europea, al Instituto.

Estoy contenta. Me gusta aprender cada día y Europa es un buen lugar para aprender cada minuto.

Más sobre nuestra protagonista

Susana del Río Villar (Madrid, 1966) es Licenciada en Filosofía y Letras, Geografía e Historia. Doctora en Ciencias Políticas y Sociología y Premio Extraordinario de Doctorado en Ciencias Sociales y Jurídicas. Es consultora en temas de participación ciudadana y acción comunicativa europea. Fue miembro de los Grupos de contacto de la sociedad civil en el Parlamento Europeo para la elaboración de la Constitución europea por la Convención y moderadora-relatora de la primera Ágora del Parlamento Europeo. Miembro del Comité de expertos de la Comisión Europea en Science, Society and Governance y del programa marco en Citizens and governance in the knowledge based society, “Democracy in a supranational context”. Forma parte del “Team Europe” de la Comisión Europea. Es miembro del Club de Roma. Colaboradora del Real Instituto Elcano (RIE), del Movimiento Europeo y de organizaciones entre las que destacan la Fundación Luis Vives y la Red Extremeña de Información Europea (REINE). Fue responsable de contenidos de las Consultas europeas a la ciudadanía en 2007 y Coordinadora del grupo de observadores de las Consultas europeas 2009. Autora de numerosas publicaciones, entre las que destacan, como coordinadora y co-autora, Europa: el estado de la Unión (Aranzadi, 2006), y Ciudadanía activa en Europa. Proceso participativo y nuevos espacios para la comunicación (Difusión Jurídica y temas de actualidad, 2008). Conferenciante en diversos seminarios y debates. Tiene entrevistas en prensa y radio así como en distintos programas de televisión como el programa “Europa 2010” de TVE. Es, además, profesora invitada por distintas Universidades y Cátedras Jean Monnet, y asesora de organismos gubernamentales en asuntos europeos. Desde octubre de 2010, Investigadora-Coordinadora académica para el programa Europa del Instituto de Gobernanza Democrática.

Los blogs europeos en Europa 2010

Ha pasado una semana desde el seminario “Participación y comunicación en la nueva Gobernanza europea“, organizado por el Instituto de Gobernanza Democrática, en San Sebastián, pero seguimos recibiendo noticias y ecos del encuentro de expertos en distintos medios de comunicación. El último de ellos ha sido la emisión de una nueva entrega del programa Europa 2010, de Rtve, que realizó una amplia cobertura del seminario.

Aquí os dejo algunos vídeos de la emisión, el primero de ellos sobre la página web del Parlamento Europeo y la actividad de esta institución en las redes sociales, que nos cuenta el portavoz del PE, Jaume Duch. Unos minutos después, en el mismo vídeo, podéis encontrar las declaraciones de algunos bloggers europeos (Ciudadano Morante, Alejandro Palomino y quien les escribe) que estuvimos presentes en el seminario gracias a la protagonista del segundo vídeo, la Dra. Susana del Río Villar, directora académica del acto, que nos acerca en una entrevista en profundidad las claves de la comunicación europea.

P.S. Mil gracias a Natalia Martínez por los “cortes”. Gracias guapa. Tú también estás ayudando a “construir Europa”, y perdona por la “lata” que te doy.

Redes sociales, libertad de expresión y participación ciudadana

“Las redes sociales como herramientas tecnológicas para fomentar la libertad de expresión ciudadana y la participación política”, es el título de la primera mesa de trabajo en el encuentro de comunicadores europeos organizado en Córdoba por la Oficina del PE en España, moderada por la Dra. Susana del Río Villar, y en la que intervienen Fátima Ramírez, directora gnral. de Consumo de la Junta de Andalucía; Pau Solanilla, coordinador de Europeando.eu; Ignacio Escolar, periodista de público; y Francisco Polo, director de actuable.es.

Junto a Didac Gutierrez y Pau Solanilla

Susana del Río ha comenzado la presentación de la mesa recordando la importancia de las redes sociales y de su movimiento dentro de la información europea, así como la necesidad de comunicar menos en clave nacional y más con visión europea. Europa, ha recordado, “ha pasado de estar en nuestra realidad a ser nuestra realidad”.

Fátima Ramírez ha expuesto las posibilidades de las redes sociales para la comunicación política, poniendo como ejemplo el debate parlamentario sobre la ley del aborto o la actividad de instituciones inmensamente desconocidas para la ciudadanía como el Senado. Si algo distingue a las redes sociales es su capacidad para expandir el debate y, lo más importante, haciéndolo en clave ciudadana.

Por su parte, Pau Solanilla ha hablado de conectividad y accesibilidad, de sus posibilidades y, también, todavía, de sus limitaciones. También de la posibilidad de construir convergencia de una forma más factible que una, por ahora lejana, unidad europea.  Solanilla lamentó que el proyecto europeo esté agotado bajo el punto de vista de las ideas y destacó la ausencia de un liderazgo europeo: algo que esencialmente él define como “acreditar ideas con acciones”.

Las instituciones europeas han perdido la batalla de la comunicación: la necesidad de reconstruir un “relato europeo”, saber explicar Europa. “Necesitamos una nueva épica y una nueva ética”: ¿cuál es el nuevo idealismo europeo del siglo XXI?. Los social media, según Solanilla, pueden contribuir al objetivo de aumentar la participación, la interacción y la credibilidad pero sin volvernos locos con ellos. Lo que está claro que es hay unas nuevas reglas del juego: lo institucional, lo oficial,  ya no es creíble. El PE ha sabido entender esta nueva realidad.

Es necesario, clave, concluyó el coordinador de Europeando, conectar emocionalmente con la gente. Éste es el gran reto. La comunicación política, toda ella, incluida la europea necesita reciclarse, reconstruir liderazgos, transmitir credibilidad, de forma más creativa, más social, más ciudadana. Construir, en definitiva, nuevos “relatos” y “ser más ambiciosos”.

El periodista Ignacio Escolar comenzó su intervención hablando la “libertad de expresión”, recordando su evolución legislativa en España desde la primera Ley de Libertad de Imprenta de 1810, y de ahí a la Ley de Prensa hasta un mundo actual donde la libertad de expresión ya no está en mano de unos pocos sino al alcance de todos con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Los nuevos medios han roto el papel de intermediarios de los periodistas y la prensa entre la realidad y la ciudadanía. Cualquiera puede construir su propia portada, en su facebook, sin ir más lejos. Las consecuencias de este fenómeno son, para Escolar, difíciles de evaluar a largo plazo, tanto para el mundo del periodismo como para la política, para la propia democracia representativa. Los políticos, por su parte, están obligados a adaptarse a esta nueva realidad de la comunicación política, pasando a ser actores activos en las redes sociales.

Francisco Polo, experto en activismo online, concluyó el turno de intervenciones hablando de la capacidad de los movimientos sociales online para poder modificar la agenda de las instituciones políticas. Para Polo, existen límites a esa capacidad de transformación de los MS online, especialmente tres: la autoridad de la información ya no es algo que venga dado; falta de especialización en el conocimiento, dado el amplio espectro de temáticas que se abordan, así como todo aquello que afecta a la necesidad de contextualizar la información, algo que afecta muy especialmente a su capacidad transformadora, o lo que es lo mismo: conectar con la realidad.

Participación y Comunicación en la nueva Gobernanza europea

Entre el 1 y 2 de diciembre de 2010 va a tener lugar en el Palacio de Aiete de San Sebastián el segundo workshop organizado por el nuevo Instituto de Gobernanza Democrática, que tiene al filósofo Daniel Innerarity como director y el profesor Juan José Álvarez como secretario. El instituto se define como un centro de reflexión, investigación y difusión del conocimiento que desarrolla diversas actividades de investigación sobre diversos aspectos de la idea de gobernanza en su dimensión multinivel:  global, europea, nacional y local, con el objetivo de renovar el pensamiento político de nuestro tiempo.

El seminario “Participación y Comunicación en la nueva Gobernanza europea”, cuya dirección académica corre a cargo de la Dra. Susana del Río, encargada del área de Gobernanza europea del Instituto, buscará analizar y reflexionar sobre varios aspectos de la participación  y la comunicación en el ámbito de la Gobernanza europea, tales como el papel de los medios, la comunicación parlamentaria, las nuevas tecnologías de la comunicación y la información (incluidas las redes sociales), el multilingüismo, así como el papel de los blogs de temática europea en el entramado de comunicación que rodea a la Unión Europea. Todo ello sin dejar de atender el contexto político actual de la Unión: la Estrategia Europa 2020 y el Tratado de Lisboa.

Hacer "click" para ver el programa completo

Personalidades del mundo de la comunicación y la política europea se darán cita en este acto que pretende encontrar respuestas y soluciones a los retos de la comunicación institucional y social europea en un nuevo marco estratégico y jurídico inaugurado por el Tratado de Lisboa y configurado alrededor de la Estrategia de crecimiento Europa 2020. Hablamos, entre otros, de Jaume Duch, portavoz del Parlamento Europeo, de periodistas como Ramón Lobo y Arantza Zugasti Arizmendi, de Sergio Cebrián Sanz, Responsable de la edición española de Presseurop.eu, y de personalidades de las instituciones europeas como Francisco Fonseca Morillo, Director de la Representación de la Comisión Europea de España, y Carlos Carnero González, Embajador en Misión especial para proyectos en el marcode la Unión Europea de la Secretaría de Estado para la Unión Europea. También estarán presentes representantes de la política, de la universidad y de los medios de comunicación del País Vasco.

Y tampoco faltaremos los bloggers de temática europea. Cinco autores de blogs “europeos” nos encargaremos de analizar el papel que juegan los blogs en tanto que medios de comunicación “alternativos” y lo que podemos aportar a la comunicación y a la participación europea. Más Europa será uno de ellos.

Los blogs somos una pieza más en este gran puzzle que es la comunicación europea. Por ello, agradecemos enormemente a la directora académica del seminario, Susana del Río, la gran oportunidad que nos brinda. Allí estaremos, para aprender (muchísimo, seguro) de lo que nos van a contar otros grandes expertos en esto de “comunicar Europa”. Allí estaremos, para aportar nuestro pequeño, pero necesario, granito de arena.

Ciudadanía múltiple europea

La participación ciudadana fue definida desde el principio como una de las principales apuestas de la Presidencia española de UE. Se trata de un ambicioso objetivo que se configura como uno de los déficit (democráticos) históricos de la integración europea.  El pasado 9 de abril, en el programa Europa 2010 de TVE, tuvimos la suerte de disfrutar de una estupenda entrevista con Susana del Río, miembro del Comité de Expertos de la Comisión Europea en materia de comunicación y participación de la sociedad civil. El tema central de la entrevista fue precisamente las posibilidades de participación de la ciudadanía en la UE, con la puesta en marcha de la nueva Iniciativa legislativa ciudadana como telón de fondo.

Europa 2010. Entrevista a partir del minuto 13

Durante la charla, la Dra. Del Río hizo hincapié en algunas ideas que merece la pena destacar y comentar en mayor profundidad. Para empezar, partimos de una idea básica: Europa no se puede hacer sin los ciudadanos. “Europa son sus ciudadanos. La UE es un proyecto de ciudadanía, de valores y de participación”. Hoy por hoy, no cabe duda que la construcción europea no puede avanzar sin la participación de los ciudadanos. Aunque no siempre fue así. Es cierto que comenzó como un proceso tecnocrático y elitista que obvió, en pos de la maquinaria de la integración, la consulta a la ciudadanía en sus primeros pasos.

Todo el proceso que rodeó la redacción de la Constitución europea fue un giro en este sentido: la Declaración de Laeken (y la definición de un reto interno y democrático esencial para la Unión, que no era otro que reducir la brecha con la ciudadanía); el método de la Convención constitucional (con una amplia participación de la sociedad civil); los noes en Francia y Países Bajos (que llevó a reafirmar el papel central de la ciudadanía europea y la necesidad de avanzar en la información y conocimiento sobre la UE).

La Europa cotidiana, la Europa que nos rodea, es otra de las ideas que salieron a colación en la entrevista. “Los ciudadanos, muchas veces, están participando en Europa sin saberlo. Desde que nos levantamos, hasta que nos vamos a descansar, Europa está ahí. El problema es que los ciudadanos aún no conocen el poder de la UE en su día a día”. ¿Son los ciudadanos conscientes de la influencia de Europa en sus vidas y de su papel en la construcción europea? Desde que nos levantamos: consumimos productos que llevan un marcado CE; los pagamos con la moneda común europea; llevamos a nuestros hijos a un colegio que probablemente ha sido construido o reformado con fondos europeos; acudimos a un centro de salud que ha sido posible gracias a estos mismos fondos; nuestra agua corriente puede que haya sido depurada en una instalación también bajo el paraguas FEDER; la carretera por la que circulamos; el viaje que programamos por Europa para nuestras vacaciones (¿quién se acuerda ya de los pasaportes?), y así hasta un largo etcétera.

Y los ciudadanos ¿cómo construimos Europa? No sólo votando en las elecciones al Parlamento Europeo, desde luego, también con gestos como buscar información, leyendo este blog en este preciso momento, dejando un comentario. Con cosas tan simples como ésta. Como esa Europa cotidiana que rodea nuestro día a día y en la mayoría de ocasiones no nos detenemos un segundo a pensar para percibirla. ¿Cómo despertamos esa sensibilidad europea? Susana del Río habla de información constante, de esa “lluvia fina” que va calando en la sensibilidad de la ciudadanía.

Hay un tercer concepto que me gustaría comentar en profundidad, por ser uno de mis preferidos. El de “ciudadanía múltiple” y “múltiples ciudadanías”. Esas ciudadanías que viven y conviven en Europa en un contacto enriquecedor. Es, esencialmente, esa visión multicultural de la ciudadanía europea, pero también el enfoque de la posibilidad de que existan múltiples pertenencias en un proceso de construcción identitaria que hace posible pensar y hablar de una identidad europea, en el sentido de valores compartidos, pero también de contacto intercultural enriquecedor y de un proyecto de participación interconectado y transnacional.

Aunque en muchas ocasiones se ha hablado (y proyectado desde las propias instituciones europeas) de un modelo de ciudadanía europea basado en la herencia cultural, pues no cabe duda que están asentados los rasgos de una cultura común europea en la democracia, la justicia o los derechos humanos, esta perspectiva debe aclimatarse y convivir con una realidad palpable en Europa: la sociedad multicultural.

Si proyectamos la identidad europea básicamente en el nivel de la cultura compartida, estamos negando un rasgo fundamentalmente distintivo de nuestra identidad: la diversidad. Estamos, en definitiva, limitando y poniendo barreras a la rica identidad cultural europea.

E. Balibar, en su libro Nosotros ¿ciudadanos de Europa? (2003) nos habla de una nueva ciudadanía posnacional debe entenderse como una “pertenencia no exclusiva”, abierta, de reconocimiento de la diversidad cultural europea. Otro clásico, Martiniello (Salir de los guetos culturales, 1998), afirma que lo esencial es desarrollar modelos de identificación que sean válidos para todos y permitan así una combinación de la identidad nacional y cultural con la nueva identidad supranacional, que debe ser abierta, flexible y dinámica.

Si buscamos un modelo de identidad europea inclusiva, compatible con las identidades personales, grupales, nacionales, regionales o locales preexistentes, nos estamos refiriendo a modelos de construcción de la identidad que afrontan ésta desde una perspectiva “multinivel” o “relacional”, es decir, lo que se ha definido como  “ciudadanía múltiple” o “múltiples pertenencias” (autores como Martiniello, 1995; Heater, 1990; Barthélémy, 1999; Ryba, 1999; Leclerq, 1999; Schnapper, 2000; Maalouf, 1999; Smith, 1992).

Como recuerda Heater en su ya clásico ensayo Citizenship (1990), los individuos pueden tener múltiples identidades cívicas y sentirse sujetos de múltiples lealtades sin que sean incompatibles. La identidad personal está compuesta de múltiples pertenencias –“identidad multidimensional”- o distintos niveles de identidades que no se excluyen mutuamente: identidad cultural, de género, familiar, nacional, religiosa, étnica, etc. Como nos recuerda Maalouf en su obra Identidades asesinas (1999), se puede plantear de este mismo modo la identidad europea: “forjar la Nueva Europa es forjar una nueva concepción de la identidad”.

Una nueva forma de identidad y una nueva forma de participar. Para ello, como afirma la Dra. Del Río, “Europa debe ser valiente”; también los ciudadanos deberán serlo para acoger el reto de la participación.

Comunícate con Europa… o cómo Europa se comunica con nosotros

Esta mañana ha tenido lugar en el Edificio de La Bolsa de Valencia la continuación del ciclo de seminarios “Europa Tuya”, unas jornadas organizadas por la Generalitat Valenciana, el centro Europe Direct de la Comunitat y la Fundación Comunidad Valenciana Región Europea, y cuyo objetivo no es otro que el de acercar Europa a los ciudadanos, a través de la exposición y el debate sobre distintos temas de la actualidad comunitaria que interesan especialmente a los ciudadanos.

¿Qué otra cuestión puede despertar más interés, a priori, que las herramientas de participación puestas a disposición de los ciudadanos a través de las distintas políticas europeas? La voz de los ciudadanos cuenta cada vez más en la Unión Europea, es decir, en la configuración de sus políticas, en su implementación, en su ejecución y gestión. Por ello, que los ciudadanos sepan cómo comunicarse con Europa, que conozcan las herramientas que la UE pone a su alcance, es vital para impulsar y reforzar una participación ciudadana más activa en la esfera de los asuntos comunitarios.

Pero comunicarse con Europa, hacer que la voz de los ciudadanos cuente, es un esfuerzo que supone un viaje de ida y vuelta. Se trata de un esfuerzo paralelo y compartido: comunicarse con Europa y que Europa se comunique con los ciudadanos. En estas dos caras de una misma moneda se han movido las dos primeras ponencias de la jornada de hoy. Los actores no podían ser más idóneos para presentarnos  este doble objetivo que se mueve paralelamente: comunicar Europa, de esto algo debe saber D. Jaume Duch, director de medios de comunicación y portavoz del Parlamento Europeo; y comunicarnos y participar con y en Europa, de ello, precisamente, nos habló la Dra. Susana del Río, miembro del Comité de Expertos de la Comisión Europea en participación de la sociedad civil.

Jaume Duch recordó los retos a los que se enfrenta un Parlamento Europeo renovado y reforzado tras el Tratado de Lisboa. Clichés, estereotipos, desenfoques que persisten… ¿por qué sigue siendo una institución desconocida? Invertir esta situación es el principal desafío de la política de comunicación de la Eurocámara. Pero, para ello, debe superar algunas dificultades intrínsecas de la Institución a la hora de comunicar su labor a los ciudadanos: hablamos del reto (añadido) de comunicar sobre Europa, sobre una Cámara (sin gobierno) cuyo interés informativo debe reducirse a su ingente tarea legislativa; añadamos a esto la lejanía demográfica y la distancia conceptual (sólo encontramos en ella algunos rasgos equiparables a la clásica labor parlamentaria que encontramos en el cuadro nacional); sumemos que se trata de una Institución en constante cambio con las sucesivas reformas de los Tratados y con las ampliaciones; echemos algunas gotas (23 idiomas traducidos en total) de multilingüísmo; y adornamos con el desconocimiento generalizado de los actores (la polémica-interés asociada a ciertas figuras político-mediáticas nacionales se desvanece aquí). El resultado de este cóctel de dificultades es una política de comunicación tremendamente compleja, un desafío imponente.

Pero no imposible. Como relató Duch, se está poniendo toda la carne en el asador: existen muchas herramientas para ello. Ahí están las redes sociales, una apuesta decidida de la política de comunicación de la Eurocámara en los últimos tiempos: la web de europarl, la televisión del Parlamento Europeo, la presencia en redes sociales como facebook, you tube, twitter… Persisten algunos talones de Aquiles: la televisión y los medios de comunicación regionales y locales. Lo próximo, lo cercano, triunfa, la televisión también. Todo ello realizando un esfuerzo por ofrecer una información simplificada y, por supuesto, traducida. La formación de los periodistas desplazados en bruselas es vital: seminarios, canal por satélite, acceso a imágenes, y un servicio de prensa que funciona como un reloj.

No cabe duda que el Parlamento Europeo ha decidido coger el guante al reto de comunicar Europa. ¿Podremos hablar a corto plazo de una auténtica Opinión Pública Europea? Si lo prefieren, de la suma de muchas opiniones públicas europeas…

Pero los ciudadanos informados también tienen que conocer las herramientas que la UE pone a su disposición para participar en los procesos comunitarios. El espacio público es, ante todo, un espacio de comunicación y de participación. La construcción de una esfera pública europea va de la mano del crecimiento de una sociedad civil europea, cuya primera piedra se puso en Maastricht con la creación de una Ciudadanía de la Unión.

La inclusión de la sociedad civil europea en el proceso de toma de decisiones comunitario, tal y como nos recuerda la Dra. Susana del Río, se viene haciendo cada vez más patente (responde a una necesaria democratización de la toma de decisiones) desde la CIG que precedió al acuerdo de Amsterdam. La implicación de los actores de la sociedad civil es la consecuencia inevitable del desgaste de un método, el de la Conferencia Intergubernamental (el de los acuerdos por unanimidad y a puerta cerrada), que se opone al consenso y a la participación que posibilitaron escenarios recientes como los de la Convención que redactó la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE o aquella otra a la que se vino a llamar constitucional. De esta última nació la idea de una Iniciativa Legislativa Ciudadana europea (un millón de firmas): un hito para la participación de la ciudadanía europea plasmado definitivamente en el texto de Lisboa.

¿Cómo logramos una plena implicación informada y participativa de la ciudadanía? Para empezar, insiste Del Río, planteando debates, comunicando en “versión europea”. Algo que, sin embargo, no ocurre en las campañas electorales de las elecciones al PE, donde domina el discurso en clave nacional. También, prosigue, es preciso lograr una comunicación continua, no restringida a momentos puntuales como unas elecciones o un referéndum.

Existen espacios participativos especialmente relevantes: hablemos de solidaridad (2011 será el año del voluntariado europeo, y el actual concierne a la pobreza y la exclusión social); informemos sobre la capacidad de Europa (siempre en marcha y con un inmenso potencial integrador); aprovechemos el potencial que nos ofrecen las nuevas tecnologías; y nunca dejemos de insistir en ello.

Actos como el de hoy avanzan en este sentido, en esa necesaria correlación: comunícate con Europa… o cómo Europa se comunica con nosotros.

La segunda parte del debate giró en torno a la proyección de la imagen de Europa en el exterior. Un tema complejo, de estricta actualidad con el nuevo marco que nos ofrece Lisboa, y que se merece otro post aparte. Acabamos conociendo algo más sobre la relación de los valencianos con Europa. Por cierto, mañana, otra jornada del seminario: Derechos de los consumidores en las políticas europeas.

Ciudadanía activa en Europa

Como andamos sumergidos en plena Presidencia española de la UE, hoy os traigo un libro que ha sido incluido entre las publicaciones de referencia para nuestra Presidencia, y del que ahora se presenta precisamente su segunda edición. Ciudadanía activa en Europa es un libro de obligada lectura para todos aquellos interesados en los aspectos relacionados con el proceso participativo y los nuevos espacios para la comunicación en la UE. Su autora, Susana del Río Villar , es igualmente una autora y académica de referencia para todos los que nos dedicamos a estudiar y escribir sobre la ciudadanía activa y participativa en Europa.

Click para ver cubierta

En Ciudadanía activa en Europa, editado por Difusión Jurídica, la autora plantea la participación y la comunicación como dos de los grandes vectores de la integración europea, a la par que se configuran como dos grandes retos que debe afrontar la UE en el siglo XXI. El libro analiza de forma exhaustiva el proceso participativo en la Unión desde 1996 hasta el reciente Tratado de Lisboa. La autora destaca en este periodo un momento clave: el periodo de reflexión que discurre entre el frenazo en el proceso de ratificación de la Constitución europea (truncado por los “noes” en Francia y Países Bajos) y la subsiguiente negociación de la reforma de Lisboa. Fue entonces cuando los arquitectos comunitarios perciben definitivamente que Europa no se puede construir sin los ciudadanos y que es necesario construir espacios de comunicación con la ciudadanía. La comunicación se convierte entonces, según Del Río, en un factor “legitimador” de primer orden.

La obra aborda en buena parte el estudio del plan estratégico de comunicación europeo, dirigido a crear espacios participativos y de comunicación como complemento esencial de la democracia representativa, y dirigido a diseñar un auténtico modelo europeo de debate. El eje central del libro es, por tanto, la idea de que es necesario conectar con  los ciudadanos, en el día a día, promoviendo espacios de comunicación y participación que a la postre sirven de instrumento para otorgar credibilidad y legitimidad al proyecto comunitario.

Si esta pequeña reseña del libro anima a su lectura, no menos lo hace echar un vistazo al curriculum de la autora. Susana del Río es Doctora en Ciencias Políticas y Sociología, y Premio Extraordinario de Doctorado en Ciencias Sociales y Jurídicas. Actualmente asesora como experta académica a las instituciones europeas y entidades durante la presidencia española de la UE 2010. Es consultora en temas de participación ciudadana y acción comunicativa europea. Fue miembro de los Grupos de contacto de la sociedad civil en el Parlamento Europeo para la elaboración de la Constitución europea por la Convención. Se encargó de moderar-relatar las conclusiones de la primera Ágora del Parlamento Europeo. Miembro del Comité de expertos de la Comisión Europea en Science, Society and Governance y del programa marco en Citizens and governance in the knowledge based society, “Democracy in a supranational context”. Forma parte del “Team Europe” de la Comisión Europea y del Club de Roma. Es colaboradora del Real Instituto Elcano (RIE); autora de numerosas publicaciones (entre las que destaca, como coordinadora y co-autora: Europa: el Estado de la Unión, Aranzadi, 2006), y conferenciante en diversos seminarios y debates. Es, además, profesora invitada por distintas universidades y Cátedras Jean Monnet, y asesora de organismos gubernamentales en asuntos europeos. (…).