La Iberia de Saramago

Por Encarna Hernández

España y Portugal ¿Un futuro en común?

Al contrario de lo que generalmente se dice, el futuro ya está escrito, lo que ocurre es que nosotros no tenemos todavía la ciencia necesaria para leerlo“. Estas palabras salieron de la pluma del escritor José Saramago en julio del pasado año, y aluden a un futuro que él ya se atrevió a predecir un par de años antes: la creación de una Federación entre España y Portugal. La Iberia de Saramago sería el resultado de una integración territorial, administrativa y estructural, pero no cultural ni lingüística. España y Portugal, unidos en la diversidad, en un proyecto común ventajoso de convivencia y desarrollo. Suena utópico ¿O no tanto?

La idea de Saramago era que Portugal se convirtiera en una Comunidad Autónoma más dentro de España, que tendría que cambiar su nombre por el de Iberia (para no ofender los egos portugueses) y sin que ello supusiera la asimilación cultural por parte de España: los portugueses seguirían hablando portugués, teniendo sus costumbres, su lengua. A nivel de organización política, habría un parlamento único, partidos políticos tanto lusos como españoles. En el terreno económico, homogeneización fiscal.

Decíamos que parecía una idea utópica, pero no tanto. Porque el Barómetro Hispano-Luso (BOHL), desarrollado por la Universidad de Salamanca arrojaba el pasado verano unas cifras impresionantes sobre el apoyo ciudadano a la creación de Iberia. Según los datos de este estudio, el 40 % de los portugueses apoyaría una unión política con España. Y el apoyo de nuestros vecinos a esta Federación sigue en aumento, pues el Barómetro de 2010 recoge el incremento del apoyo hasta el 45 %. Los españoles, por nuestra parte, parece que somos un poco más reacios a la idea, manteniéndose el porcentaje de apoyo en torno al 30 %.

Lo que se desprende de este tipo de estudios, es que los portugueses parecen más interesados en los asuntos internos de España que los españoles en lo que atañe a nuestro país vecino. Los portugueses ven en mayor medida las ventajas de integrarse con España, mientras que nosotros preferimos mirarnos en el ejemplo francés o alemán. En definitiva, entusiasmo frente a indiferencia, algo poco comprensible para dos países que comparten la Península Ibérica.

Dejando un lado las sensibilidades, lo cierto es que los datos objetivos no arrojan lugar a dudas: la unión sería beneficiosa para ambos países. Iberia se convertiría en la quinta economía de la UE, en el país con mayor extensión territorial de la UE, y el quinto en población. El peso en la toma de decisiones dentro la UE sería mucho mayor para estos países entraron de la mano en la Unión Europea, y que ahora están también rodeados de dudas en torno a su situación económica dentro la zona euro.

"Y sin embargo se mueve". Foto: El Pais Pedro Walter

La Iberia de Saramago parece aún una utopía, pero ahí están las cifras y el más que notable apoyo popular. Iberia no es un verso, ni una novela, sino la visión de futuro de un gran pensador. Porque, antes de que nos demos cuenta, puede que Iberia sea más que un sueño lejano y se convierta en una posibilidad real (quizás en un imperativo), posiblemente en una oportunidad histórica. “Sí, Iberia. E pur si muove“.

POST COLECTIVO SOBRE JOSÉ SARAMAGO: Un grupo de bloggers nos hemos puesto de acuerdo para rendir homenaje al escritor portugués José Saramago, recientemente fallecido, y qué mejor forma de hacerlo que dedicarle un artículo en nuestros blogs. En Más Europa hemos decidido hacerlo tratando el tema de la unión ibérica, pero hay una gran variedad de temáticas, dadas las inmensas posibilidades que despierta una figura como la de Saramago: poeta, escritor y hombre comprometido donde los haya. Aquí os dejo la lista de posts, no os los perdáis.

Saramago: esa dulce mirada portuguesa, de Gloria Fernández

El que calla, muere y dice, de Lisi Prada

Saramago el humano, el escritor, de Trasindependiente

Saramago, blogger, de Blas F. Tomé

Saramago creía en Obama, de Jaime García

Saramago, de Fernando María

Saramago i la ciutadania lúcida, de Enric Senabre

– Saramago, maestro de la literatura, de Cástor Olcoz

Saramago y la Unión Ibérica, de Emilio Fuentes

A Saramago, Psiquiatra de familia

Saramago, de Arco

Saramago y el derecho a la rebelión, de Merhum

Jose Saramago como Blogger, de Ciudadano Morante

La traducción de Europa según Saramago, de Alejandro Palomino

Mi padre y Saramago, de Bernardo Ramos Vañó

Anuncios