Eurodiputados por un día: arranca Euroscola 2012

“Eurodiputados por un día”. Una experiencia única fue la que vivieron los alumnos de los equipos ganadores de la pasada edición de Euroscola, un concurso convocado por la Oficina del Parlamento Europeo en España y dirigido a jóvenes de entre 15 y 18 años que cursen la ESO, Bachillerato o FP de Grado Medio. En Euroscola, la competición se desarrolla en equipos de hasta diez alumnos acompañados por un tutor/profesor y a través de un juego on line que cuenta con varias fases. Los ganadores visitaron la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, para participar allí, sentados en los escaños de los eurodiputados, en una jornada de simulación del trabajo desarrollado en la Cámara europea.

Si en 2011 el tema central del concurso giró en torno al “Año Europeo del Voluntariado”, en este 2012, y coincidiendo con el 25 aniversario del exitoso programa Erasmus, se trabajarán las ventajas de las oportunidades de intercambio para docentes y alumnos dentro de los programas educativos europeos, así como el objetivo de impulsar el aprendizaje a lo largo de toda la vida y la necesidad de estrechar lazos y entendimiento entre generaciones, en paralelo a la celebración del Año Europeo 2012, sobre el envejecimiento activo y el diálogo intergeneracional.

Euroscola y la Dimensión Europea de la Educación

He escrito alguna vez en este mismo blog que todos los esfuerzos para impulsar una Dimensión Europea de la Educación están dirigidos, en buena parte, a construir un sentimiento de  identidad europea y a dar sentido al ejercicio de una ciudadanía europea activa. La desconexión de la ciudadanía con el proyecto europeo hace preciso sembrar afectos desde la base, y para ello es imprescindible enriquecer conocimientos e instruir en capacidades cívicas, políticas y sociales. Porque no solo se trata de enseñar el funcionamiento de las instituciones europeas, las políticas comunitarias o lo que nos afectan. La integración y la cooperación europea es también, y ante todo, un proyecto de principios y valores.

Recordemos la famosa afirmación de Monnet, uno de los padres de Europa: “si pudiera empezar otra vez, empezaría por la educación”. Iniciativas como Euroscola van precisamente en esa dirección, sentando las bases para formar una ciudadanía europea.

Últimamente se habla mucho del futuro de Europa ligado irremediablemente al destino del euro o a la evolución de la situación económica en el Continente. Nos olvidamos de que el futuro de Europa está en la educación, como un instrumento esencial para motivar e informar la participación ciudadana, así como para conformar las identidades, los sentimientos de pertenencia, la solidaridad entre personas, pueblos y naciones. Educar en ciudadanía europea es sin duda un valor añadido. Estamos sembrando futuro.

Más información: 

Presidencia danesa: todo para el euro, pero sin el euro

La Unión Europea da la bienvenida al 2012 con una nueva presidencia rotatoria del Consejo. Es en este caso Dinamarca la que recoge el testigo de Polonia en la fórmula de presidencias “a trío” inaugurada tras el Tratado de Lisboa, y que culminará con la presidencia chipriota en el segundo semestre del año. La cooperación en materia económica y fronteriza, o lo que es lo mismo, el euro y Schengen, se presentan como dos de los principales retos que tendrá que acometer el recién estrenado Gobierno danés al frente de la Unión.

La primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, y el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.EFE

Los socialdemócratas, que ganaron las elecciones de septiembre a los liberales, superando también la influencia creciente de la ultraderecha, con Helle Thorning-Schmidt a la cabeza, intentarán traer algo de aire fresco a la cargada atmósfera comunitaria. Será, como ya se ha anunciado, una presidencia “verde”  y por y para el euro, eso sí, comandada por un país que sigue conservando su moneda nacional.

Las líneas estratégicas de la presidencia danesa

Como viene siendo habitual, las sucesivas presidencias la UE presentan sus prioridades estratégicas al coger el testigo de cada turno, en forma de objetivos que es evidente superan el horizonte semestral. Lo más destacable de la líneas marcadas por Dinamarca es sin duda el énfasis “verde” en su propuesta para el crecimiento europeo y el llamamiento a la “responsabilidad”, a los esfuerzos comunes, en unos momentos especialmente delicados en el plano económico con motivo de la crisis de deuda soberana en la  eurozona y fuera de ella.

Dinamarca llama a una “Europa responsable”, que debe ofrecer una salida común a la crisis como mejor y casi única respuesta a la quiebra de confianza de los mercados en las economías europeas. Esta responsabilidad sólo puede traducirse en esfuerzos conjuntos para acordar y cumplir reglas comunes, tales como el nuevo Tratado fiscal que tendrá que salir adelante sin el Reino Unido. Lo fundamental, todos lo sabemos, es reforzar la gobernanza económica europea con regulaciones comunes, algo en lo que será clave la implementación del llamado six pack“. Sin olvidar que está en juego la negociación del nuevo marco financiero plurianual (2014-2020) y todas las políticas comunes que dependen de éste.

Los daneses hablan también de una “Europa dinámica”, con la mirada puesta en el desarrollo del mercado común, especialmente en el ámbito de la agenda digital. Para impulsar el crecimiento y crear empleo será fundamental invertir en innovación y desarrollo y reforzar la competitividad y oportunidades de las empresas europeas en el contexto global. Es decir, la Europa dinámica apuesta por el emprendedor, por las empresas innovadoras y por un mercado digital europeo.

La presidencia danesa quiere reforzar los cimientos de un crecimiento a largo plazo que sólo puede estar apoyado en la sostenibilidad. La “Europa verde” implica un enfoque integrado para hacer frente a la crisis, aunando distintas políticas con la mirada puesta en los recursos y la lucha contra el cambio climático, y enmarcando en esta estrategia políticas comunes como la agricultura, la pesca o el transporte.

No es de extrañar la perspectiva “verde” en el país más “verde” de la UE, que sin embargo tendrá que enfrentarse desde el inicio de su mandato a la crisis en el sector de las energías limpias. Para empezar, el freno en las perspectivas de crecimiento en el mercado eólico en Europa ha obligado a VESTAS, referente mundial de esta tecnología, a anunciar un despido que puede alcanzar a casi 3.000 trabajadores, muchos de ellos en la propia Dinamarca, que es el primer productor mundial de turbinas eólicas, cuya implantación en el país llega a suponer aproximadamente el 20% de su electricidad.

La cooperación en el ámbito fronterizo será otra de las piedras de toque del turno danés. Precisamente, el Gobierno saliente, y debido a las presiones de la extrema derecha, asestó un duro golpe hace unos meses al acuerdo de Schengen cuando decidió reforzar los controles aduaneros en sus fronteras. Una “Europa segura” ha sido uno de los eslóganes a los que ha recurrido Dinamarca para enfatizar la cooperación europea en el espacio Schengen así como dentro del sistema común de asilo, sumando también esfuerzos en materia de delincuencia internacional y terrorismo.

Todo para el euro, pero sin el euro

Sacar adelante el pacto fiscal, con la aprobación de un nuevo Tratado que refuerce la gobernanza económica en el seno de la UE, será, como hemos visto, uno de los principales objetivos de una Dinamarca que sí se ha sumado ahora al carro común en pos de la necesaria solidaridad entre la zona euro y el resto de Estados miembros. Resulta curioso, pero quien se ha quedado fuera, Reino Unido, es en realidad un antiguo compañero de batallas de los daneses en lo que a euroesceptismo se refiere. Las opiniones públicas de ambos Estados han sido tradicionalmente muy críticas con las implicaciones de la pertenencia de sus Estados a la UE. Sus respectivos Gobiernos, por ende, han intentado siempre enfocar estas implicaciones hacia aspectos económicos, minimizando, por el contrario, sus consecuencias políticas y las correspondientes cesiones de soberanía.

Viñeta sobre las negociaciones de la unión política publicada en 1992. Click en la imagen para más información.

Para explicar esto tenemos que remontarnos hacia la época en la que se negociaba el Tratado de Maastricht, allá por la Conferencia Intergubernamental de 1990-91. Aquellas negociaciones sobre un Tratado que anunciaba al fin la unión política constituyeron una buena piedra de toque para medir el europeísmo de daneses y británicos, más concretamente, hasta dónde estaban dispuestos a llegar. Sus dos primeros ministros, Major y Schlüter, que no destacaban precisamente por su convicción europea, mostraron ya sus reticencias a una de las claves del TUE: la culminación de la Unión Económica y Monetaria (UEM), que debía finalizar con la adopción de la moneda única.  Unas duras negociaciones que desembocaron en sendos protocolos anejos al Tratado que sometían la incorporación de los dos países a la tercera etapa de la UEM (el euro) a una decisión del parlamento, en el caso británico, y a un referendo popular en el caso danés.

Fueron los propios ciudadanos daneses los que dijeron “no” al proyecto inicial de Maastricht en el referéndum de junio de 1992, generando un debate público en toda Europa sobre el alcance del Tratado. El extendido euroescepticismo británico (compartido entre la mayoría de la clase política y de la ciudadanía, no así en el caso danés, cuyo Gobierno de coalición hizo campaña a favor del “sí”) encontró en el rechazo danés la oportunidad perfecta para una mirada aún más crítica hacia el desgaste soberano que conllevaba la integración europea. El eurodiputado británico Andrew Duff (europeísta de pro) describe en uno sus escritos ese sentimiento de la sociedad británica hacia la “plucky little Denmark”.

Las reticencias danesas al Tratado estaban centradas no sólo en el euro, sino también en el área de la política de Defensa o la cooperación en los ámbitos de Justicia e Interior. Incluido el propio alcance de la Ciudadanía de la Unión, otra de las importantes aportaciones de Maastricht. Finalmente, el “opt-out” danés, acordado en el Consejo Europeo de Edimburgo de finales de 1992, excluía a Dinamarca de su participación en la tercera fase de la UEM y matizaría su presencia en la política de defensa en el marco de la UEO. Con estas condiciones, los daneses ratificaron el Texto en mayo de 1993. Posteriormente, en 2000, el “no” al euro queda finiquitado en otra consulta popular.

Por tanto, y con estos precedentes, la presidencia danesa de la UE tendrá que afrontar la negociación de un nuevo Tratado fiscal hecho a la carta para la zona euro, pero que precisa de un consenso profundo, el máximo posible, entre todos los socios de la Unión. Puede, como se ha llegado a afirmar desde algunos sectores, que no sea una mala noticia que un país sin el euro dirija la batuta del Consejo precisamente en los momentos más críticos para la moneda única.

El Pacto deberá estar listo para su visto bueno justo cuando la presidencia escandinava llegue a su ecuador. No lo tendrá fácil. Los eurodiputados ya han dejado claro que no están dispuestos a que el nuevo Texto socave el método comunitario y el equilibrio institucional en la toma de decisiones. De lo que no cabe duda es de que será un semestre intenso para la política comunitaria. Veremos lo que para junio ha sido capaz de dar de sí la “pequeña y valiente Dinamarca” y si el “giro verde” alivia una atmósfera bastante tensa.

Más información sobre la presidencia danesa: 

Página Web

Twitter 

Entrevista con los foreros de Territorio Magenta

Territorio Magenta es un foro no oficial de afiliados y simpatizantes de UPyD en el que se abordan distintos temas relacionados tanto con la situación política nacional como internacional. La UE, como no puede ser de otra forma por los difíciles momentos que está viviendo la zona Euro, viene siendo un tema recurrente dentro del foro, motivo por el cual se me ofreció responder a algunas preguntas realizadas por los participantes. Éste ha sido el resultado.

1) Si surgiese la posibilidad de que varios de los Estados que forman parte de la UE se fusionaran entre sí dando lugar a una federación* (más pequeña que la UE, pero realmente unida), ¿usted apoyaría que España formase parte de la fusión aunque pudiese suponer la salida de la UE? 

<<Si entiendo bien la pregunta, en los términos que se plantea, no lo veo una “solución” muy viable y menos al margen de la UE. Imaginad, sin ir muy lejos, una unión ibérica con España y Portugal y fuera de la UE ¿Dónde nos llevaría? Lo importante es avanzar hacia una Europa más fuerte y con más competencias, corregir los desequilibrios entre la integración económica y política y dotarnos de los mecanismos para reaccionar de forma colectiva y solidaria en momentos de crisis (sean del tipo que sean). Un primer paso es una fiscalidad común, imprescindible para hacer viable la unión monetaria, pero el horizonte, la finalidad última de la UE, solo puede ser “política” (vocación federal), de lo contrario estamos abocados al fracaso.
Añadiría que esta finalidad es no solo política, sino “socio-política” (aunque esté adelantando parte de otra respuesta), y no me refiero solo a la Europa social, que también, sino fundamentalmente a la necesidad de dotarse de legitimidad democrática y, a través o a partir de ella, construir una comunidad real de ciudadanos con capacidad, a través de sus representantes “elegidos”, de tomar decisiones.

Aunque volviendo a la pregunta (perdón por irme por las ramas), lo cierto es que me ha recordado una cuestión bastante interesante, no para descomponer la UE sino para ampliarla (a partir de la descomposición de otros Estados miembros): es lo que se ha venido a llamar “ampliación interna de la UE”. Es un viejo reclamo del nacionalismo español, especialmente del catalán: una Cataluña independiente pero que se integraría automáticamente en la UE sin necesidad de adhesión. El vacío legal sobre el tema crea controversia, pero lo cierto es que hay serias dudas de que sea posible. Escribí sobre ello hace algún tiempo en este post. ¿Qué pensáis?>>

2) ¿Apoyaría usted la eleccion directa, por el pueblo, del Presidente de la UE (que pasaria a ostentar ciertas competencias ejecutivas a nivel europeo) o preferiría un sistema parlamentario? 

<<Apostaría por un sistema parlamentario, reforzando el poder legislativo de la Eurocámara (se ha hecho en Lisboa, en parte), como única cámara legislativa y que controle al ejecutivo, la Comisión. De ese Parlamento, elegido por los ciudadanos europeos, debe salir el Gobierno de la UE.
Es verdad que en el Tratado de Lisboa se incrementaron los poderes legislativos (papel de “co-legislador”, junto con el Consejo de la UE) y de control político, democrático y presupuestario del Parlamento Europeo. Por ejemplo, la codecisión se estableció como “procedimiento legislativo ordinario” y se acordó una mayor intervención de la Eurocámara en el nombramiento de los miembros de la Comisión. En este sentido, una principal novedad que introdujo Lisboa fue establecer una relación directa entre el resultado de las elecciones europeas y la elección del candidato a la presidencia de la Comisión, algo que debía contribuir a dotar de legitimidad a esta figura al ser investido por la reelegida mayoría en la Cámara. Pero las cosas no son tan bonitas como las pintan, porque, sobre el terreno, el Parlamento no “elige” al presidente de la Comisión, sino que ratifica o no al candidato que proponen los Estados.
En definitiva, hablamos de dar un vuelco a la compleja dinámica que en la toma de decisiones se ha articulado en torno al tradicional “triángulo institucional” (PE, Comisión y Consejo) que dista mucho de la clásica división de poderes que conocemos en el marco del Estado nación, y que se ha caracterizado por el monopolio de iniciativa legislativa para la Comisión (institución tecnocrática e independiente, alejada del control de los ciudadanos) y el reparto de la autoridad legislativa y presupuestaria entre el Consejo y el Parlamento (este último marcado históricamente por una debilidad intrínseca que han ido corrigiendo sucesivos Tratados hasta convertirle en colegislador).
Hablamos de una dinámica de “equilibrio institucional” o “pesos y contrapesos” muy pero que muy compleja. Un ejemplo: en la función ejecutiva intervienen la Comisión, el Consejo y los Estados miembros (estos últimos en la ejecución de una buena parte de las políticas y normativas). Es decir, que hace trizas el cuadro típico de división de poderes estatal de Montesquieu.
En cualquier caso, ese “vuelco” hacia el régimen parlamentario tiene que venir de la mano de cuestiones como la celebración de unas verdaderas elecciones europeas (con listas transnacionales) y con partidos de dimensión transnacional que presenten programas auténticamente europeos. Por ahora, y lo vemos en España, lo que tenemos son unas europeas descafeinadas, sin dimensión europea, que son poco más que un examen a corto-medio plazo para las elecciones domésticas. No se hace mucha didáctica europea en las campañas (UPyD fue una honrosa excepción en 2009), el debate europeo escasea y, así, es difícil que los ciudadanos elijan en base a cuestiones de índole transnacional, en torno a problemas comunes o sobre la idea de Europa que quieren.
Entiendo que si los partidos europeístas no nos diferenciamos claramente en la campaña de las elecciones al Parlamento Europeo con un discurso claro y el clave europea ante la ciudadanía, los euroescépticos o antieuropeos lo harán por nosotros (como ya está ocurriendo, por otro lado, en otros lugares de Europa).
Perdón otra vez por la extensión en la respuesta.>>

3) ¿Dejaría usted la capacidad legislativa europea al europarlamento en exclusiva (eliminando las otras cámaras no electas que intervienen)?

<<Creo que ya he respondido esta cuestión en la pregunta anterior. La capacidad legislativa debe ser para el Parlamento Europeo, es la única forma de ganar en legitimidad democrática. Aunque el Consejo tiene una legitimidad indirecta (políticos elegidos en sus respectivos Estados), hay dudas sobre la capacidad de control que tienen los parlamentos nacionales para con lo que estos mismos políticos acuerdan “en Bruselas”.>>

4) ¿Ve usted posible que la actual UE acabe teniendo gobierno con algun poder, o es necesario que ciertos socios (Como el reino Unido probablemente) se den de baja primero? 

<<Es cierto que la Europa de las dos velocidades cobra ahora más fuerza que nunca. Es verdad que estamos ante una UE muy diversa en cuanto a la capacidad y compromiso real de cada miembro. Lo ideal es avanzar al mismo ritmo, pero las distintas velocidades no son ninguna catástrofe. Ya se han implantado, de hecho, con la culminación de la Unión Económica y Monetaria (el Euro) o con Tratados como el de Schengen. Hay que ser realistas: UK nunca aceptará formar parte de una Europa federal.>>

5) Hola. Soy de los que cree que UPyD debe entrar a formar parte de ELDR a nivel europeo. Entiendo que para ello probablemente se pida primero que no haya nacionalistas en dicho partido europeo. El único que hay es el CDC (nuestra querida convergencia de cataluña). Es una anomalía que debemos remediar. Además, el partido español más europeísta debe activamente participar en las políticas europeas, también en el parlamento europeo. ¿Estás a favor de que UPyD entre en ELDR? ¿Crees que el partido va a intentarlo ahora que somos 4ª fuerza política? 

<<Bien, ALDE es un grupo en el que perfectamente podría encajar UPyD y es cierto que la presencia de nacionalistas frustró que Sosa pudiera entrar a formar parte. Estoy de acuerdo contigo en que estar en NI es una anomalía, para empezar porque nuestra capacidad para hacer política se ve mermada, porque la propia Eurocámara sanciona de algún modo a los eurodiputados que no son capaces de incluirse en alguna formación. En este punto, siempre se me viene a la mente una palabra que es signo distintivo de UPyD y que es aplicable a este caso concreto: la transversalidad. ALDE es un partido europeísta que apuesta por una Europa federal y sí, UPyD podría encajarse perfectamente ahí.>>

6) ¿Cuál es la posición de UPyD sobre la situación de ciertos ciudadanos comunitarios que a la hora de trabajar en un país de la Unión se les niega el permiso de trabajo? 

<<Imagino que te refieres al caso de los ciudadanos rumanos. La posición de la UPyD es muy clara al respecto, y para ejemplificarla transcribo un párrafo de nuestro programa electoral de las europeas de 2009:

“Para implementar la noción de Ciudadanía de la UE, impulsaremos la prohibición de que los Estados miembros de la UE puedan suspender, o limitar en el tiempo, derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión, tales como la imposición de moratorias para la libre circulación y establecimiento de trabajadores dentro de la UE, que ha dado origen a la segregación entre ciudadanos de primera y de segunda en Europa, violando la Carta de Derechos Fundamentales de la UE”.

En este sentido, y por profundizar un poco más en este tema, me gustaría destacar que la propia configuración de la ciudadanía de la Unión creada en Maastricht (al sujetarla a la nacionalidad de un Estado miembro) ha creado ya tres categorías de individuos en la UE: los ciudadanos, los denominados “denizers” (residentes extranjeros pero con derechos similares a los nacionales) y extranjeros. Se trata de una situación que algunos autores han calificado incluso como “apartheid” europeo.

Por tanto, es inadmisible que haya ciudadanos UE (como los rumanos) a los que se les usurpan directamente sus derechos, pero es que, además, la ciudadanía de la UE, tal y como está configurada (sujeta a la nacionalidad) crea ya de por si varias categorías de ciudadanos. Y a ello le añadimos iniciativas como la Directiva de Retorno (que UPyD rechazó frontalmente), tenemos el cóctel completo para una regresión absoluta en los Derechos Fundamentales en la UE.>>

7) ¿Cree que la posibilidad de que el Reino Unido abandone la UE a corto o medio plazo es real? ¿Irá aumentando el antieuropeísmo en ese país y en otros? En España era casi inexistente y últimamente se está viendo mucho en ambientes como el del 15M…

<<Antes he comentado que el antieuropeísmo se está convirtiendo en protagonista de la escena política en muchos países. Partidos que, en concreto, se diferencian ideológicamente por este hecho. En España, los partidos tradicionales (especialmente PP y PSOE) han perdido mucho tiempo y muchas oportunidades de explicar Europa y su postura sobre la UE en las campañas. Ahora el peligro es que otros lo hagan por ellos, pero en clave euroescéptica (que es muy lícito), o lo que es peor, antieuropea.Sobre el Reino Unido, las presiones sobre Cameron de los euroescépticos son fuertes y se han incrementado en los últimos tiempos. Ahora también hay que tener en cuenta que su socio de Gobierno (Clegg) es una de las figuras más europeístas del país. No todo es antieuropeísmo en el Reino Unido, ahí tenemos, sin ir más lejos, a Andrew Duff. Mejor dicho no todo es Farage, al que considero más un “eurofriki”. No veo a un Reino Unido fuera de la UE.>>

También discrepo sobre el euroescepticismo del 15M. Por ejemplo, en las manifestaciones del 15 de octubre lo que se vio (al menos es mi parecer) fue la irrupción de un movimiento ciudadano global de carácter muy solidario, europeo, que no pedía que dejáramos caer, por ejemplo a Grecia, sino que propugnaba “todos somos Grecia”. Veo aquí (con las debidas cautelas) un movimiento ciudadano europeo lleno de espontaneidad y solidaridad, repleto de valores comunes. Siempre he pensado que el liderazgo europeo pertenece a la ciudadanía.

Las crisis también pueden ser épocas de oportunidades. Y en esta crisis, lo que podemos perder nos afecta a todos. Lo que nos jugamos es nuestro futuro común. Eso es importante para construir identidad europea.>>

8 ) ¿Cree que Turquía acabará entrando en la UE? ¿Y Rusia? ¿E Israel? 

<<Creo firmemente que sí ¿Por qué no, si se cumplen las condiciones? Para empezar, los criterios demográficos son difusos, tanto como las fronteras de Europa. Prueba de ello son sus límites orientales y occidentales, que han sufrido numerosos cambios a lo largo de la historia. Al Imperio Turco, sir ir más lejos, se le calificó en su día como “el enfermo de Europa”.Luego está el tema cultural: un país de mayoría islámica y gobernado por un partido islámico. Pero la Turquía moderna se fundó sobre la laicidad y no hay que olvidar que la mayoría de su población considera la religión un asunto que pertenece estrictamente al ámbito privado.Los recelos reales, a mi entender, han venido más bien por la cuestión de los derechos humanos y el peso poblacional turco, este último en dos vertientes: poder político que ostentaría por el sistema de voto de la “doble mayoría” y temor a los flujos migratorios.

En cualquier caso, Turquía debe seguir avanzando para cumplir determinados criterios políticos en materia de democracia y Estado de Derecho, así como lo que afecta a los derechos humanos y protección de las minorías.

Lo de Israel y Rusia lo veo más lejano, y no conozco profundamente cuáles serían las opciones. De momento, tendrán que conformarse con Eurovisión.>>

9) Últimamente, con la crisis, se está hablando de mucho de los funcionarios. La huelga del 2009 en la UE demostró que era muy difícil asumir el costo de un funcionariado que crece y no disminuye. En España la mayoría de los funcionarios son nuestros médicos, policías, militares, profesores… pero la UE no tiene ese tipo de funcionarios. En Suecia, los funcionarios públicos no gozan del privilegio de tener el empleo asegurado de por vida, como si ocurre en España. Allí tienen unos contratos renovables y no ha modificado su estado del bienestar. ¿Es posible que desde la unión Europea se pueda hacer algo por “armonizar” la función pública en toda la UE? ¿Conoces el sistema Sueco? ¿Sería posible aplicarlo a España? ¿Y en la UE?

<<No conozco profundamente el sistema sueco. Los funcionarios europeos vienen sufriendo recortes en los últimos tiempos, a la par de los que hemos visto, sin ir más lejos, en España. Pero, en este sentido, entiendo también que la austeridad en el gasto debe ir de la mano de la eliminación de duplicidades que se siguen manteniendo y que suponen un coste inasumible, como es el caso de las sedes del Parlamento Europeo.En cuanto a armonizar la función pública en toda la UE no podría hacer una valoración ahora mismo por mi escaso conocimiento de esta cuestión en concreto.Siento no poder ser más explícita.>>

10) ¿Está a favor de la emisión de eurobonos antes o después de conseguir una fiscalidad común? ¿Qué sistemas de control implantaría para evitar que se presenten informes falsos o se maquillen las cuentas de los países miembros como ocurrió con Grecia durante años? 

<<Muchos países lo han visto como la única solución para generar confianza, pero no creo que sean la solución definitiva. En cualquier caso, pueden ser el paso para una mayor unión fiscal, que al fin y al cabo es lo más deseable. Después de la cumbre europea lo que tenemos claro es que habrá techo de déficit, supervisión de los presupuestos, sanciones para incumplimientos y un refuerzo del control que tendrá la UE sobre los países rescatados. Todo esto va en la línea de evitar más casos como el de Grecia. Son pasos hacia la integración fiscal, pero queda mucho.
Ha sido un placer, muchas gracias.>>

Humanizar Europa sobre el escenario

En 2009, Anna Marí, Josep Vicent Valero y Daniel Tormo, ex alumnos de la Universitat de València y formados en el área de la Filología, pusieron en marcha un proyecto teatral pionero en Europa, “Escena Erasmus”, creando un grupo de teatro estable en el seno de la Universidad integrado en un 70 % por alumnos Erasmus. La finalidad era clara: compartir experiencias europeas, distintas tradiciones culturales y lenguajes artísticos de varios países y regiones, el aprendizaje y perfeccionamiento de lenguas y el intercambio de conocimientos a través del denominado “tandem lingüístico” y, en definitiva, construir una identidad común europea basada, como no puede ser de otra forma, en el intercambio de la rica diversidad cultural y lingüística del Continente.

Dos años después, “Escena Erasmus Project” se ha alzado con el tercer premio en la IV Edición de uno de los galardones más prestigiosos en el ámbito de la Juventud: el certamen Carlomagno, organizado conjuntamente por el Parlamento Europeo y la Fundación Premio Carlomagno, y que premia iniciativas impulsadas por jóvenes de entre 16 y 30 años y que fomenten el sentimiento compartido de identidad europea.

De izq. a dcha: Josep Vicent Valero, Daniel Tormo, Anna Marí (los tres directores del Proyecto Escena Erasmus) y Jerzy Buzek

Anna, Josep y Daniel acudieron a la ciudad alemana de Aquisgrán a la ceremonia de entrega de premios, celebrada el martes 31 de mayo, y en la que participó el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek. Les corresponden 2.000 euros en metálico, pero, sobre todo, regresaron con la impresión de haber vivido “una experiencia única” y con la satisfacción de que se ha reconocido un proyecto pionero y con proyección de futuro: el objetivo final es crear una red que promueva los intercambios entre compañías de teatro de las universidades europeas.

Hablamos con Josep Vicent a su vuelta de Alemania. Nos contó que, esencialmente, “Escena Erasmus” pretende fomentar “una Europa unida más allá de los mercaderes”, una Europa más ciudadana, basada en los intercambios culturales, y para ello se propusieron “humanizar la Unión Europea” a través de una herramienta como el teatro. Del viaje a Aquisgrán destacó especialmente la apretada agenda (cinco intensos días de conferencias, presentaciones previas a la entrega de premios) y la simpatía y cercanía del presidente Buzek: “se interesó por conocer cada detalle de nuestro proyecto”.

Josep nos desveló también que no es la primera vez que su proyecto teatral obtiene algún tipo de reconocimiento en el ámbito cultural. Ya en 2010, una de sus obras fue elegida para participar en “Las Huellas de la Barraca”, un concurso impulsado por la Sociedad Estatal de Acción Cultural que selecciona distintos proyectos escénicos que recorren el territorio español emulando la labor que Federico García Lorca llevó a cabo con el grupo La Barraca. Escuela Erasmus, junto con otras compañías teatrales, representó en aquella ocasión una obra por distintas poblaciones del Camino de Santiago, coincidiendo con el Año Santo Xacobeo. Repetirán la experiencia durante este verano, en la sexta edición de “Las Huellas”, con “El maravilloso retablo de las maravillas europeas”, inspirado en el entremés de Cervantes.

Poco después, en otoño, serán recibidos, junto con los otros galardonados, en el Parlamento Europeo. Allí se encontrarán las dos auténticas “maravillas” de la unidad europea: la democracia y la ciudadanía; la Europa que se construye cada día no sólo a través de la acción política o de la normativa, sino también de la mano de la ciudadanía, de los intercambios culturales y lingüísticos, de las experiencias que se comparten en multitud de ámbitos. La Europa de la calle; de las aulas; la Europa sobre el escenario. En definitiva, una Europa más humana.

*Artículo publicado originalmente en La Tribuna de Actualidad.

Cuando las Instituciones están a la altura, pero no los políticos

¿Saben cuáles son las Instituciones a las que los ciudadanos otorgan más confianza en las encuestas de opinión que regularmente realiza el Eurobarómetro? Son las Instituciones de la UE y, dentro de ellas, el Parlamento Europeo, la cámara de representantes de los ciudadanos comunitarios, la única Institución europea elegida directamente por los ciudadanos mediante sufragio universal, es la que goza de mayor confianza. Y sin embargo, en las últimas semanas, varias casos que han visto la luz pública han puesto en entredicho la honradez en el trabajo de los miembros de la Eurocámara, escándalos que, a la postre, salpican a la Institución y amenazan con desembocar en una quiebra de la confianza de los ciudadanos, sobre todo si la ciudadanía no advierte una respuesta tajante, firme y rápida.

Que la democracia es el principio básico donde de asienta la legitimidad democrática nadie lo duda. Pero es un fenómeno éste que convive con otros mucho menos agradables. Hablo, paradójicamente, de ese “malestar democrático” que se define por el distanciamiento y la desconfianza de los ciudadanos hacia el sistema político, sus Instituciones y sus representantes. Como bien dijo el gran analista de la democracia, D. Held, la gran paradoja que hoy vive la democracia no es otra que la “crisis de confianza”, la brecha y el distanciamiento con los ciudadanos, lo que Lipset y Schneider describieron bajo el famoso término “confidence gap”.

Comienzo, como veis, nombrando a algunos “grandes” de la teoría democrática, para luego ir bajando el nivel a los que, en la práctica, la dejan por los suelos. ¿Y hay peor práctica que la corrupción? La corrupción es, sin lugar a dudas, la causa fundamental de la “quiebra de confianza”. Cuando el político utiliza su cargo y su posición para lucrarse, para beneficiarse él o a los suyos. Los casos de corrupción, que abundan, lamentablemente, en muchas Instituciones públicas, parecían hasta ahora lejanos a la distante Bruselas. Allí, donde se decide un altísimo porcentaje de la legislación que después entra en los ordenamientos jurídicos nacionales; allí, donde la presión sobre esta misma legislación está organizada en poderosos lobbys. ¿Acaso creíamos que allí, en la lejana Bruselas, todo este sistema encajaba y convivía a la perfección dentro de unos códigos de conducta que se dan por supuestos?

Claro que no. En todos sitios hay manzanas podridas. En el Parlamento Europeo también. El verdadero problema es cuando la Institución no está a la altura de estos desafíos, y se lava las manos ante los escándalos. Y el escándalo en concreto, conocido por todos en nuestro país porque ha salpicado a un eurodiputado español, Pablo Zalba (PPE), fue destapado por unos periodistas del Sunday Times, que se hicieron pasar por “lobbistas” para intentar influenciar una legislación a cambio de prebendas. De entre los eurodiputados que fueron “tocados” cayeron cuatro, además de Zalba (que no aceptó soborno, pero sí negoció con los sobornadores incluir el cambio reclamado en la legislación), el socialista esloveno Zoran Thaler y el popular austríaco Ernst Strasser (ambos han dimitido del cargo) y el socialista rumano Adrian Severin, que se resiste a dejar su escaño tras haber sido expulsado por su partido y tras retirarle la Eurocámara el despacho.

Como ven, aquí, alguno de los “pillados” ha tenido vergüenza torera, por llamarlo de alguna forma, tras ser cogido con las manos en la masa. Algún otro, como el socialista rumano, no sabe lo que es la vergüenza ni la conoce. Y análisis aparte merece el caso de Zalba y su grupo, que sencillamente nos toman por estúpidos y nos quieren hacer creer que nada hay de malo en negociar con unos tipos de vienen a sobornarte, en lugar de levantarte inmediatamente de la mesa e ir a denunciarles. Zalba no sólo no dimite sino que ha recibido todo el apoyo y la solidaridad de los eurodiputados españoles de su grupo. Yo me pregunto cuándo alguno de estos “grandes” partidos se solidarizará con los ciudadanos a los que la corrupción y la ineptitud de muchos políticos mangonea su dinero y sabotea sus derechos, en lugar de luchar por sus intereses. Como se suele decir… algún día.

Pero, como decía al principio, son las Instituciones las que, en estos casos tienen que estar a la altura. Y el Parlamento Europeo, bajo mi punto de vista, ha iniciado la maquinaria para evitar que vuelvan a ocurrir estas cosas. Sé que muchos lo interpretan como un lavado de cara, pero la Cámara tiene que hacer uso de las herramientas que tiene, y ha decidido usarlas. En este sentido, se ha acordado desarrollar nuevas normas para regular el acceso y actividad de los grupos de presión en el PE, así como endurecer los códigos de conducta de los eurodiputados en sus relaciones con los lobbys. Es un primer paso en la buena dirección. Y parece ser que vendrán más (incluida la intervención de la Olaf). Bienvenidos, todos los que sean necesarios, para luchar contra cualquier atisbo de corrupción, también y sobre todo allí, en la lejana, y a la vez tan cercana para nuestros intereses, Bruselas.

Jornadas sobre igualdad de género en los medios de comunicación

El próximo 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer cumple 100 años. Se trata de una fecha especialmente simbólica para que Instituciones de todo el mundo aprovechen la ocasión para hacer balance en los logros alcanzados en torno a la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres en ámbitos como el empleo o la política. En este sentido, los medios de comunicación son una importante pieza para encajar y testear el mapa de la igualdad real en una sociedad. De esto se hablará precisamente en unas Jornadas sobre igualdad de género y medios de comunicación, organizadas por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Murcia, en colaboración con el Colegio Oficial de Periodistas de la Región. Serán el 8 y 9 de marzo, y participaré con una charla sobre la perspectiva europea de la cuestión.

Haga Click para ver el programa completo de las Jornadas en la UMU

Ese mismo día, el 8 de marzo, el Parlamento Europeo organiza una serie de eventos para conmemorar el aniversario, entre los que destaca un encuentro, en colaboración con los Parlamentos nacionales, para analizar la presencia de la mujer en la política en la Unión Europea. Tendrá lugar igualmente un workshop para periodistas, en el que se intercambiarán visiones sobre el papel de liderazgo de la mujer en los sectores público y privado. También en esa misma fecha, se publicará un Eurobarómetro especial sobre igualdad de género en la UE (el último data de 2009). Está previsto que el Parlamento Europeo presente también un informe sobre la presencia de mujeres en las Instituciones europeas, Gobiernos nacionales de la UE, y otros ámbitos como empresa y finanzas o judicatura. El informe de la Eurocámara tomará como base otro estudio publicado por la Comisión Europea en 2010, titulado “More women in senior positions: key to economic stability and growth”, y que podéis descargar aquí.

Os contaremos todo esto aquí el día 8 de marzo.

Partidos políticos europeos, democracia y participación

Hemiciclo del Parlamento Europeo en Estrasburgo © Parlement Européen © Architecte

¿Qué es un partido político “europeo”? Responder a esta pregunta implica algo más que conocer las condiciones jurídicas, políticas y relativas a la financiación que recoge el que hasta ahora es el único marco legal sobre la cuestión: el Reglamento de 2004. Implica algo más porque no se trata sólo de conocer las condiciones legales para poder ser reconocido como partido “europeo”, porque en realidad los partidos están en el epicentro de un debate más amplio y de mucho mayor calado y que tiene que ver esencialmente con la democracia europea y con la necesidad de impulsar y facilitar la participación ciudadana. Responder a esta pregunta significa, por tanto, preguntarse muchas otras cosas, como, por ejemplo, qué podrían llegar a ser los partidos “europeos” dentro del entramado institucional comunitario, qué podrían aportar a la democracia europea, como auténticos vehículos que transportan la voluntad popular y canalizadores, junto con la sociedad civil, de la participación y el activismo público ciudadano.

Según el Reglamento que entró en vigor en 2004, por el que se aprobó el estatuto y la financiación de los partidos políticos a escala comunitaria, pueden constituirse como partidos políticos europeos todos aquellos que tengan personalidad jurídica en el Estado miembro en el que tienen su sede, así como tener representación en el Parlamento Europeo o en los parlamentos nacionales o regionales como mínimo en una cuarta parte de los Estados miembros y, además, haber obtenido como mínimo un 3% de los votos en las últimas elecciones al Parlamento Europeo en cada uno de dichos Estados miembros. Evidentemente, estos partidos deben respetar los principios de la UE, condición que se exige, como es lógico, a cualquier miembro del club europeo.

El pasado 26 de enero, la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo debatió sobre la posibilidad y la conveniencia de reforzar este marco legal a nivel europeo para dar mayor autenticidad a la condición transnacional de estos partidos, y sin obviar, como decíamos antes, abordar un debate de mucho mayor calado: la democracia europea y la participación ciudadana a escala europea.

Es evidente que los partidos políticos han sido tradicionalmente un vehículo esencial de la participación ciudadana y del activismo político y social ciudadano, pero no es menos evidente que el declive de los partidos a nivel nacional y la desconfianza de la ciudadanía hacia ellos y la política en general, han hecho que los índices de militancia se sitúen en niveles bastante bajos, especialmente entre los jóvenes. Tampoco es menos evidente que la regeneración de la crisis de la democracia debe comenzar con la regeneración de los propios partidos en lo que concierne a su funcionamiento interno y a su forma de autogobernarse. La democracia interna de los partidos es el primer paso para revitalizar la democracia y animar a la participación de la ciudadanía dentro de sus filas.

Guy VERHOFSTADT, líder de la Alianza de los Demócratas y de los Liberales para Europa (ADLE) © European Union 2011 PE-EP

La democracia europea tiene también y de forma esencial, un debate obligatorio en torno a los partidos, al papel que juegan en la toma de decisiones, en la elección del “Gobierno europeo” y en la consecución de un verdadero perfil “transnacional” de la política europea. Mientras los partidos representados en el Parlamento Europeo no puedan, entre otras cosas, presentar candidatos y elegir al presidente de la Comisión Europea, difícilmente la ciudadanía tendrá la sensación de que algo importante se decide en las elecciones al Parlamento Europeo, por mucho que se le explique que el poder legislativo de la Eurocámara ha sido ampliado considerablemente. Eso determina en buena medida la decisión de ir o no a votar, y si tampoco hay listas transnacionales, el carácter “europeo” de la elección se acaba perdiendo en el debate nacional de turno, y el “color” del voto [1], atiende a cuestiones y coyunturas puramente domésticas.

De hecho, la crítica del “déficit democrático” de la UE tiende a relacionar la baja participación en las elecciones al Parlamento Europeo con la propia naturaleza y características que tienen estos comicios. Ya en las primeras elecciones al Parlamento Europeo, un famoso ensayo las calificó como  “second-order national elections” [2], es decir, unas elecciones determinadas por la agenda política nacional y una suerte de examen a medio-plazo para el partido nacional en el poder. En realidad, en la elección de “primer orden” (la nacional) hay mucho más en juego, mientras que en el “segundo orden” no existe la expectativa de que el voto vaya a tener una incidencia en el proceso político europeo, vaya a influir en un reparto de poder o se pueda cambiar un gobierno por otro, sin auténticos partidos transnacionales, sin listas transnacionales, sin liderazgo europeo y sin que el Parlamento Europeo pueda elegir al presidente del Gobierno europeo. Es lo que Weiler y sus colegas [3] definieron como la idea de “to throw the scoundrels out”. La expectativa de alternancia política es esencial en el juego democrático.

El denominado “party deficit” [4] de la Unión Europea es, por tanto, un aspecto esencial para mejorar democracia europea, y se sitúa en el centro de un debate con muchas cosas en juego, la más importante, lo que otorga de verdad salud a cualquier democracia, sea del tamaño que sea: la participación ciudadana.

…………

[1] Sobre la trascendencia del “color político” del voto de los ciudadanos en las elecciones al Parlamento Europeo, véase Del Río Villar, S. (2009). Comunicar, clave para aumentar la participación en las elecciones europeas de 2009: nuevos espacios, proyectos ciudadanos y plan de acción informativa del Parlamento Europeo (2ª Parte) ARI 90/2009, 02/06/2009. Disponible en: http://ec.europa.eu/spain/images/team_europe/articulo_team_europe_rio1.pdf

[2] Reif, K., & Schmitt, H. (1980). Nine second-order elections: a conceptual framework for the analysis of European election results. European Journal of Political Research, 8(1), 3-44.

[3] Weiler, J. H. H., Haltern, U., & Mayer, F. (1995). European democracy and its critique: Five uneasy pieces. Jean Monnet Working Paper No. 1/95.  New York: Jean Monnet Center, NYU School of Law. Disponible en: http://www.jeanmonnetprogram.org/papers/95/9501ind.html.

[4] Smith, G. (2003). The Decline of Party? En J. Hayward & A. Menon (Eds.), Governing Europe (pp. 179-191). Oxford: Oxford University Press.