El futuro de la UE: algo más que una raspa de pescado

El 14 de febrero de 1984, el eurodiputado italiano Altiero Spinelli, reconocido ahora como uno de los “padres” de la Unión Europea e impulsor en su momento del Movimiento Federalista Europeo, pronunciaba en la Eurocámara un famoso discurso que pasó a la historia por su encendida defensa de una Europa federal. Aquel día, la sesión plenaria debatía y votaba positivamente nada menos que un Proyecto de Tratado sobre la UE, un hito en el camino de la construcción europea que supondría un antecedente directo del que más tarde, en 1992, se convertiría en el Tratado de Maastricht.

Spinelli habló entonces a sus colegas de un conocido relato de Ernest Hemingway, “El viejo y el mar”, que narra la aventura de un pescador que ha capturado el pez más grande su vida e intenta llevarlo a puerto antes de que los tiburones lo devoren. Aquel Tratado de la UE era sin duda un pez muy grande para las aspiraciones de los federalistas europeos, pero ya entonces Spinelli alertó de los peligros que acecharían en el camino antes de que se convirtiera en una realidad.

“Intentemos llegar con algo más que una raspa de pescado”, alertó a sus colegas el italiano en aquella ocasión. Sus temores no eran infundados. Lo cierto es que aquel “Proyecto Spinelli”, que proponía la creación de una Ciudadanía de la UE, fue un gran pez que nunca llegó a puerto. A pesar de ser aprobado en el Parlamento Europeo, fue rechazado por los Estados miembros. Dos años después de aquella histórica votación, llégo el Acta Única Europea, sin duda poco más que una “raspa” en comparación con aquel gran pez diseñado por Spinelli.

Dos décadas más tarde, bien habríamos podido recurrir de nuevo al relato del viejo pescador con el fracaso de la Constitución Europea. El Tratado de Lisboa fue la “raspa”, esta vez con algo más de carne, que los europeístas fueron capaces de llevar a puerto. Pero lo cierto es que el Consejo Europeo de turno se encargó de eliminar toda referencia a los símbolos de la Unión del texto, para que aquello dejara de parecerse a una Constitución. Eliminado cualquier rasgo de dogmatismo, teníamos un Tratado como cualquier otro, con avances democráticos, es verdad, pero lejos de dar un gran paso para convertirnos o, mejor dicho, dejar de ser, un enano político.

Bien es cierto que aquella Constitución la tumbaron sendos “noes” en dos Estados miembros fundadores (Francia y Países Bajos), pero no lo es menos que no hubo ni valentía ni liderazgo político para sacarla adelante. Decían al respecto algunos estudios del momento que el grado de adhesión popular la UE  estaba en su punto más bajo en relación al registrado a principios de los noventa, cuando se aprobó el Tratado de Maastricht. El proceso de ratificación del Tratado Constitucional que se desarrolla en Europa allá por 2005 no viene sino a confirmar la tendencia al alza del “euroescepticismo” entre los ciudadanos europeos. Los “noes” francés y holandés no eran sino la la punta del iceberg de la brecha abierta entre Europa y sus ciudadanos, algo que deja el proyecto europeo muy tocado en lo que a legitimidad democrática se refiere.

Dicen también algunos estudios y análisis que la ratificación constitucional había supuesto el catalizador definitivo para que el “asunto europeo” se politizara definitivamente en los debates políticos nacionales. ¿Qué significa esto? Muy sencillo: el euroescepticismo, o incluso el antieuropeísmo, se convertía en la carta de presentación y en rasgo distintivo ideológico para muchos partidos políticos.

Afirmaban Fijk & Franklin en su estudio sobre el euroescepticismo de 2004 (previo al proceso de ratificación) que la oposición política a la UE era algo así como un “gigante dormido” que ofrecía una característica singular de diferenciación entre las distintas formaciones políticas. Este antieuropeísmo adquiere incluso tintes “anti-sistema” ante la imposibilidad de organizarse dentro de un sistema que no ofrece posibilidad de alternancia política ni una arena donde desarrollar un auténtico debate político. En definitiva, el déficit democrático de la UE  alimenta y da argumentos al rechazo a la UE y a su sistema político e institucioal.

El problema de la legitimidad de la Unión Europea radica esencialmente en la ausencia de una fuente de legitimidad social y constitucional más allá de la legitimidad legal que le otorga su creación a partir del Derecho (los Tratados). Los canales de representación y participación política están a su vez minados por la debilidad intrínseca del Parlamento Europeo (única institución elegida de forma directa por los ciudadanos) y por los altos niveles de abstención en los comicios europeos. En la Unión Europea, los asuntos fundamentales son manejados a nivel intergubernamental dentro del Consejo, sin posibilidad de control por parte de los Parlamentos nacionales, y la iniciativa legislativa de las políticas comunitarias pertenece en cuasi-monopolio a la Comisión Europea, un órgano de naturaleza independiente y alejado del control de los ciudadanos.

Este pequeño análisis del déficit democrático de la UE no deja de ser una visión, aunque euroescéptica, constructiva de la realidad institucional y política comunitaria. Simplemente algunos, o muchos, queremos más legitimidad democrática: un Parlamento Europeo elegido y democrático como único legislador; listas transnacionales; un presidente de la Comisión Europea elegido… Queremos “Más Europa”, todo lo contrario que el antieuropeísmo (no confundir con euroescepticismo) destructivo y oportunista.

Destructivos y oportunistas. Así son discursos como el del eurodiputado antieuropeo (sí, que contradicción) británico Nigel Farage, siempre dispuesto a darle una patada al avispero. Su retórica está embriagada de tópicos recurrentes sobre la democracia comunitaria (falta de legitimidad y tecnocracia) y va directo a los cimientos del proyecto de unificación europea: la reconciliación con Alemania.

No es la primera vez que miembros del Grupo de Farage (Europa de la Libertad y de la Democracia) atacan a Alemania como  si aún estuvieramos en plena II Guerra Mundial. Sin ir más lejos, su compañero Godfrey Bloom fue expulsado de la Eurocámara hace ahora un año por increpar al lider de los socialistas europeos, el alemán Martin Schulz, con consignas nazis. El propio Farage reprendió al presidente del Consejo, Herman Van Rompuy acusándole de tener “el carisma de un trapo mojado” y “la apariencia de un empleado de banca de rango bajo”, algo que le costó la “benigna” sanción de 10 díaz sin dietas.

Lo preocupante, es que este discurso antieuropeísta (vendido algo así como “hablar claro”) cala entre el descontento y hace mella en época de dificultades. Es por ello que la última intervención de Farage en la Eurocámara ha corrido como la espuma en las redes sociales.

Es época de tiburones. El antieuropeísmo se alimenta de un pez cada vez más débil. Ejemplos recientes los tenemos en Finlandia, con el triunfo de la ultraderecha antieuropea el pasado mes de abril, o en la denominada revuelta euroescéptica en la Cámara británica hace apenas un mes. Ambos son ejemplos de aquella tendencia adelantada ya en el proceso de ratificación de la Constitución Europea: la oposición a la UE como rasgo distintivo de ideario político.

Y lo cierto es todo esto encuentra su caldo de cultivo en una UE sin un claro liderazgo político más allá del eje París-Berlín. En realidad, sin un liderazgo genuinamente europeo. Merkel y Sarkozy se lo ponen fácil a tipos como Farage.

Ahora parece que la próxima Cumbre europea puede vislumbrar un nuevo Tratado a 17, con los miembros de la zona euro y con sanciones para aquellos países que incumplan el techo de déficit. La Europa de las dos velocidades aparece como la receta para salvar el Euro.

Dicen que al proyecto de unificación europea diseñado por hombres como Monnet o Schuman se le puede aplicar la llamada “Teoría de la bicicleta”. La cuestión es seguir avanzando, aunque sea con pequeños pasos, porque si se deja de pedalear, si la integración se para en seco, la bicicleta y el ciclista van al suelo. El problema, al llegar a meta (como le ocurre al viejo pescador con su gran pez) es todo lo que nos hayamos podido dejar en el camino y lleguemos con poco más que una raspa de pescado.

Anuncios

Año nuevo ¿Europa nueva?

El picante húngaro

La presidencia húngara de la UE comienza a imagen y semejanza de la española: dando la bienvenida al Año Nuevo y con cierta dosis de picante polémica, sabor, por cierto, muy típico entre la gastronomía húngara. Los parecidos son más que razonables, porque Hungría, miembro de la UE desde la ampliación de 2004, asume la presidencia rotatoria con serias dudas sobre su situación económica, justo cuando Europa se prepara para poner en marcha algunas de las reformas económicas más críticas de su historia.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. REUTERS/Kacper Pempel

Aunque la mayor dosis de paprika asociada a la presidencia húngara ha venido con la conocida como “ley mordaza”, una nueva legislación para la prensa aprobada por el parlamento nacional el 20 de diciembre, y que, en resumidas cuentas, coloca a los medios bajo el control del Gobierno. Con la nueva ley, será una Autoridad Nacional creada a tal efecto, y conformada en su mayoría por miembros del partido del Gobierno, la que decidirá sobre la idoneidad de lo que se publica, una Autoridad que tendrá, además, capacidad sancionadora.

Malos tiempos corren para la libertad de expresión en Hungría, un país que tendrá como principal objetivo al frente de la UE confirmar la recuperación económica de la eurozona, impulsando una mayor coordinación de las políticas económicas y “tranquilizando” a los mercados. Le corresponderá, en primer lugar, poner en marcha los mecanismos de supervisión financiera aprobados en los últimos meses de 2010, incluidos el sistema de sanciones para los países con déficit excesivo y el fondo de rescate permanente.

En cuanto al resto de prioridades de la agenda húngara, se focalizan en los siguientes puntos: crecimiento y empleo para preservar el modelo social europeo; reforzar las políticas europeas relacionadas con la energía, el agua y la alimentación (incluida la PAC) para conseguir una Europa más fuerte; una UE más cercana y que de respuesta a las necesidades cotidianas de sus ciudadanos; así como la ampliación (avanzar en las negociaciones para la adhesión de Croacia en 2013) y la política de vecindad. Hungría también ha anunciado que trabajará por una estrategia comunitaria para mejorar la inclusión de los gitanos. Ante todo, hay un espíritu de continuidad con las presidencias española y belga.

Enikö Györi, secretaria de Estado húngara para la Unión Europea, será una de las caras más visibles de la nueva presidencia. El Mundo le dedica un amplio reportaje a esta ex becaria, asesora y después eurodiputada, que aspira a impregnar con un “toque humano” a todas las políticas que emanan de Bruselas, lo que se debe traducir en que supongan beneficios reales y palpables para los ciudadanos: sólo así Europa se hará fuerte.

Estonia abraza el euro

Una joven estonia, durante el lanzamiento de la campaña a favor del euro, el pasado septiembre en Tallin.- REUTERS

El primero de enero de 2011 será para los estonios una fecha para recordar: ese día entraron en circulación en el país báltico los primeros euros. Estonia se convierte así en el país número 17 en acoger la moneda única, que convivirá en principio con la corona estonia, y su banco central nacional, el Eesti Pank, pasa a ser miembro del Eurosistema. Decimos que será para recordar en lugar de motivo de celebración, porque nada menos que el 43% de los estonios rechaza la entrada de su país en la eurozona. Tal y como destaca El País, los principales apoyos se suman entre las clases más adineradas y el mundo de los negocios, mientras las clases medias-bajas son algo menos receptivas.  Y es que el miedo a la subida de precios es notable, a pesar de que los comerciantes se han comprometido a no aprovechar el cambio para subir los precios (¿Les suena, verdad?).

331 millones de europeos comparten ya la moneda única, justo cuando ésta discurre por su peor crisis desde su entrada en 1999. Incluso la deuda estonia pasa por sus peores momentos, a pesar de que el Gobierno de Tallín ha realizado un duro plan de ajuste para cumplir con los criterios de Maastricht en lo que se refiere a la inflación,  al déficit y a la deuda pública.

2011 será un año doblemente “europeo” para los estonios, ya que además de moneda, estrenan también la capitalidad europea de la cultura para su capital, Tallin.

Sarkozy y Merkel, a lo Schuman – Adenauer

El Año Nuevo ha traído también consigo una cierta dosis de inesperado y renovado europeísmo en las filas de los super-líderes europeos. Con la que ha caído durante 2010, es un alivio ver a Merkel y Sarkozy referirse en su mensaje de Fin de Año a la unidad europea como “garante de nuestra paz y libertad” o de la “paz y la fraternidad del continente”. Ambos, a lo Schuman-Adenauer, hicieron “guiños” a los cimientos y los valores que alumbran la integración europea desde hace 60 años, aunque, en esta ocasión, fue el presidente francés el que recogió el guante lanzado por las palabras de la canciller alemana.

Angela Merkel, durante el mensaje de Año Nuevo a la nación.- AFP

El discurso de Merkel (adelantado ya un día antes) gravitó en buena medida en torno a la necesidad de reforzar el euro, al que calificó como “más que una divisa”: “la base de nuestro bienestar”. La canciller insistió en el hecho de que Europa y el euro son necesarios para una Alemania que ha superado con creces la crisis económica y es ahora más que nunca el motor, o mejor dicho, vuelve a ser, el “motor de Europa”. A pesar de este discurso, la pregunta es: ¿Estará también dispuesta a ser el “corazón” de Europa?

El presidente francés durante su alocución televisada de fin de año- AFP

Sarkozy no podía ser menos, y, por su parte, reafirmó su compromiso con el proyecto europeo y con el euro, afirmando que la muerta de la moneda única sería “el fin de Europa”. En el año nuevo, pidió a sus compatriotas “confianza en la economía europea” y superar los temores que se han cernido sobre ella con los rescates financieros de Grecia e Irlanda durante 2010.

Esperamos que estos dos brindis de Año Nuevo no se queden en un “brindis al sol”, y que sirvan para insuflar algo de confianza y optimismo a la maltrecha economía europea. Las declaraciones de intenciones hay que corroborarlas con hechos, al igual que los propósitos y deseos de Año Nuevo es necesario trabajarlos duro para que se hagan realidad.

Cameron, a lo Thatcher

David Cameron, principal defensor de la congelación del presupuesto europeo. Foto: Reuters

Si bien es cierto que la relancé européen de Merkel y Sarkozy contrasta, fuera de la zona euro, con el repliegue soberanista del Reino Unido del conservador Cameron: su discurso de Año Nuevo estuvo centrado en los problemas domésticos, pronosticando un año “difícil” para el Reino Unido con importantes recortes en el gasto público. Relanzar la unidad europea no está precisamente entre los principales objetivos del líder británico: al contrario que Merkel o Sarkozy, Cameron ha renovado en los meses que lleva en Downing Street el tradicional “euroescepticismo” de su país, tal y como subraya Fernando Navarro en Europa 451, al más puro estilo de su antecesora Margaret Thatcher: frenando el tren de la integración cada vez que tiene oportunidad, pero, eso sí, sin la más mínima intención de bajarse nunca de él.

La Europa de 2011 ya se discute en la blogosfera

A la blogosfera europea casi no le ha dado tiempo de digerir el turrón y el cava porque ya hay que ponerse manos a la obra con las noticias que genera la UE en el recién estrenado 2011: la presidencia húngara y su ley “mordaza” y la entrada de Estonia en el euro son, por ahora, algunos de los temas más comentados…

  • Eva Peña analiza en su blog la entrada de Estonia en el euro Leer
  • Ciudadano Morante da la bienvenida a Estonia a la zona euro Leer
  • Desde la plataforma de blogs europeos Bloggingportal.eu se impulsa una ciberacción contra la ley de prensa húngara Leer
  • En La Oreja de Europa también se habla de la polémica presidencia húngara Leer

La Presidencia húngara de la UE en la Red

Artículos Relacionados:

    La hora de la verdad para el liderazgo europeo

    Encarna Hernández

    El pasado fin de semana, los líderes de la zona euro dieron un paso decisivo para ofrecer estabilidad a nuestra moneda única inyectando confianza en la zona euro, desatando incluso la euforia entre los mercados, ofreciendo batalla a la especulación, todo ello a través de una decisión histórica que ha removido los mismísimos cimientos dogmáticos sobre los que se fundó el euro: un fondo de ayuda de hasta 750.00o millones de euros que muchos han interpretados como un salto cualitativo y cuantitativo hacia un gobierno económico común. Una medida contundente a la que se sumó, contra todo pronóstico, la decisión del Banco Central Europeo de comprar deuda pública a través de los bancos centrales de cada Estado.

    Pero, si se puede ganar la batalla a la especulación, ofrecer mecanismos de asistencia financiera a los Estados de la zona euro con problemas de deuda y déficit público, la batalla más dura puede estar las opiniones públicas europeas y en la definición de un liderazgo genuinamente europeo. Estos dos retos recogen algunas ideas basicas (a su vez retos también): la necesidad de una solidaridad inter-europea (entre los ciudadanos y entre los Estados) y, por consiguiente, la capacidad para hacer sacrificios por el beneficio común, y la definitiva consolidación, o al menos una forma incipiente de liderazgo europeo en clave económica y política que supere las reticencias soberanistas. Porque si algo ha quedado claro con la crisis griega y las dudas en la zona euro, es que ha llegado la hora de la verdad para un liderazgo europeo.

    De todas estas cuestiones hemos hablado hoy, en compañía de Joaquim Millan, en el programa “La Hora de Europa” de Radio Maricel, la emisora municipal de Sitges. Os dejo el enlace