Homofobia: Europa debe tomar la iniciativa

A simple vista, podría pensarse que la UE es, en general, un espacio de tolerancia y derechos para los homosexuales. Pero estas situaciones relacionadas con la discriminación pocas veces resisten un “zoom” más escrutinador. La realidad es que siguen existiendo situaciones de intolerancia y negación de los derechos civiles en muchos países del entorno europeo, entorno en el que España se ha convertido en una especie de “bastión” para los derechos de gays y lesbianas desde la aprobación del matrimonio homosexual en 2004.

Vodpod videos no longer available.

more about “Europarl TV – Your Parliament“, posted with vodpod

El lunes 17 de mayo celebramos el Día Internacional contra la Homofobia, fecha en la que se conmemora la eliminación  de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud. Y es en fechas como ésta cuando, al practicar ese “zoom”, nos damos cuenta de lo mucho que queda por recorrer en materia de no discriminación e igualdad de oportunidades para gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. En realidad, sólo 8 países del mundo reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo, 5 de ellos europeos: Holanda, Bélgica, España, Noruega, Suecia y Portugal. Otros, como Alemania, Austria y Reino Unido reconocen uniones civiles que se asemejan en mayor o menor medida a los derechos recogidos en el matrimonio homosexual.

Se sigue avanzando, por ejemplo con el caso de India, que ha despenalizado la homosexualidad, o en Argentina, que recientemente aprobó el matrimonio, pero también siguen persistiendo lacras. La homosexualidad es ilegal en 76 países en todo el mundo, y existe pena de muerte para los homosexuales en países como Irán, Arabia Saudí, Mauritania, Sudán o Yemen. Normalmente, incluso en países de mentalidad y leyes más avanzadas, la aprobación de estas leyes provoca reacciones en cadena de los sectores políticos y sociales más conservadores y de instituciones religiosas, miren si no el caso de España, donde el Partido Popular llevó la Ley aprobada en 2004 a los Tribunales.

Cadena humana en defensa de los derechos de los homosexuales ©BELGA_AFP PHTO_TED ALJIBE

¿Qué puede hacer Europa? Según Raül Romeva, ponente del Parlamento Europeo para la elaboración de la Directiva Europea contra la Discriminación, mucho más. La aprobación de textos a nivel europeo en esta dirección puede conllevar una llamada de atención para las sociedades menos tolerantes en Europa, pero también un mensaje de la UE a nivel internacional de que nos tomamos en serio la protección de los derechos fundamentales. No podemos dejar de estar de acuerdo con Romeva porque en ocasiones es necesario que la legislación avance y reconozca derechos que actúen para cambiar las mentalidades y la sociedad. No se trata de imponer, sino de reconocer justamente los derechos y dignidad que corresponden al ciudadano y a la persona, de que este reconocimiento actúe como catalizador social.

Europa también debe dar un toque de atención a los políticos europeos: siguen persistiendo situaciones de discriminación en la UE, lugares en los que los homosexuales no pueden tener visibilidad, ni vivir con normalidad su sexualidad, y mucho menos acceder a derechos civiles para los que son directamente ignorados. Tenemos los instrumentos para ejercer esta protección a nivel comunitario ¿por qué no los usamos?

Anuncios